Viaje por la Vía Troncal Amazónica / Luis Alfredo Silva

Columnistas, Opinión


PROVINCIA DEL NAPO. La población Carlos Julio Arosemena Tola, es la primera que se atraviesa en la provincia. Desde ahí se puede observar La Cordillera Napo Galeras, con sus picos y laderas erosionadas. 

Es también el lugar, en que se admira los caudalosos ríos Anzu y Jatunyacu,que corren por sus cauces, para luego unirse y formar el río Napo. El asombroso valle que origina, es muy hermoso e impresionante. 

Unos pocos kilómetros más de recorrido y aparece un enorme puente metálico sobre el imponente río Napo; en su orilla izquierda, se levanta Puerto Napo,un pequeño pero atractivo pueblo, con edificios antiguos, modernos y con un pedazo de selva, junto a las construcciones. 

Una amplia avenida, une Puerto Napo con la ciudad de El Tena, capital de la provincia, que se ha convertido en una bonita y gran urbe. Su facinante paisaje geográfico natural y las modificaciones realizadas por el hombre, paisaje geográfico cultural, han originado un destino turístico de obligada visita. 

Sus habitantes son acogedores a todos los visitantes que llegan, atraídos por su encanto.La ciudad se ha desarrollado aceleradamente, junto al río del mismo nombre, que lo divide en dos partes. Esta dotado de una gran infraestructura hotelera, tanto en el centro como en los alrededores, lo que ha facilitado el incremento del turismo. 

Continúa el viaje, por La Vía Troncal Amazónica, desde el barrio Los Ríos, luego de un corto trayecto, se pasa por el puente que esta sobre el río Misahuallí, para entrar en la ciudad de Archidona, extensa población que cada vez progresa más. 

Muy cerca, estan los concurridos y atractivos sitios turísticos; La Caverna de Jumandy, El Zoológico El Arca y «El Valle Sagrado de Cotundo»; todos asombrosos muy interesantes y dignos de conocerlos. 

En el kilómetro 24, la carretera se bifurca, existe varios avisos que indican las rutas; una que va por La Vía Troncal Amzónica, que pasa por Cosanga, Baeza, San Francisco de Borja, El Chaco, Gonzalo Díaz de Pineda, para llegar a la provincia de Orellana, y la otra, que conduce al Cantón Loreto, de la provincia de Orellana. 

Las dos carreteras, se abren paso por la inmensa selva, llena de plantas silvestres, flores naturales, árboles propios de la zona, entre muchos otros, y varios ríos, que presentan verdes valles deslumbrantes y maravillosos.  (O)

El Ecuador que debemos conocer

Deja un comentario