Sospechosos en robos / Editorial

Editorial

       Diversos ciudadanos han denunciado en redes sociales, acciones de personas que, haciéndose pasar por “repartidores de comida”, aprovechan para robar en domicilios, metiéndose en las casas para hacer de las suyas, usando a niños menores de edad, como alertas para no ser descubiertos.  

    Esto ha generado miedo en moradores que, a través de la interfaz digital, comentan de estos actos ilícitos, donde, familiares se han visto afectados por la delincuencia que ya no respeta nada. 

    Gente especializada en seguridad ha explicado que, incluso dar información, al momento de pedir comida, la misma es vulnerable, ya que, al proporcionar datos como números de teléfono y direcciones de casas, para los delincuentes es más fácil sacar provecho de eso, ya que, al sustraerse información de manera digital, conocen cómo operar de manera negativa en sectores. 

    Es importante que los ciudadanos traten de no dar información al momento de llamar, no solo al pedir comida, sino en otros trámites, sobre todo en línea, por ser canales fáciles para delitos cibernéticos de hurto de datos personales con fácil acceso.  (O)

Deja un comentario