Editorial: Reflexión temporal

Editorial, Opinión


  Sin lugar a dudas, el 2020 será recordado como el año perdido, en el sentido económico, con un desempleo por las nubes por los despidos masivos, además de quiebres de negocios, entre otros aspectos que han afectado a las industrias por la pandemia del Coronavirus que cada 100 años, según la historia, se da un suceso negativo de índole sanitario.

  El pensamiento en este medio año que ha pasado volando nos invita a reflexionar sobre cómo el sector industrial debe buscar estabilidad hasta el final de este periodo catastrófico; pensar en ganar, no es posible en estos momentos, sobre todo en pequeñas y medianas empresas con una liquidez y ahorros que les permite afrontar, todavía, este tipo de crisis.

 Los ambateños recuerdan como si fuera ayer la Fiesta de la Fruta y de las Flores (FFF) dada en febrero que ayudó a la economía de muchos negocios, sobre todo a los vinculados con el entretenimiento; ahora, dicha ayuda solo fue un saludo a la bandera momentáneo, ya que en la actualidad, bares, restaurantes y discotecas son los más afectados por esta emergencia; algunos, han cerrado sus puertas.

   Sí, los ambateños nos levantaremos más fuertes que nunca; confiando en que cuando se cambie de semáforo a verde, la reactivación económica en algo se normalizará y volvamos a la dinámica de antes que, difícilmente, volverá a ser la misma. La salud es primordial pero no se debe tampoco descuidar el trabajo.  

Deja un comentario