Inicio de clases / Editorial

Editorial

Comenzó el periodo lectivo del presente año, en la Sierra y Amazonía, con toda tranquilidad en forma bien organizada, de acuerdo a la planificación realizada con antelación. Hubo colaboración de los buses de tansporte público y de los automotores privados.  La Policía cumplió una jornada importante en las funciones que le corresponden.

   Para nada influyó el impase surgido por el aumento de las pensiones en escuelas y colegios particulares y fiscomisionales, hecho que debe destacarse por la madurez con que ha sido enfocado.  Ojalá se actuara en otras áreas del quehacer humano con esta ponderación positiva.

   Se calcula que, una vez concluido  el inicio de clases en todos los cursos de primaria y secundaria, alcance a una población cercana a los dos millones de personas infantiles y juveniles que demuestra que nuestra población aumenta en forma sistematizada cada año, lo que debe obligar a las instituciones públicas y privadas a planificar las acciones necesarias para evitar desfases  en el futuro que está siempre a la vuelta de la esquina.

      Es aspiración de los ecuatorianos   -y en forma particular de los estudiantes y padres de familia-  que la educación se desenvuelva con toda normalidad, en un permanente ambiente de comprensión y de armonía, considerando que los incidentes, huelgas y paralizaciones, a nada bueno conducen, sino solo a la confrontación y a la enemistad, enemigas de la paz. (O)

Deja un comentario