Ficoa y la Planificación Urbana / Editorial

Editorial

El anuncio municipal que un sector de Ficoa se convertiría en zona naranja, con más actividades comerciales que las actuales, generó la justa inquietud de los habitantes de las residencias. 

Si ahora ese sector tiene una intensa actividad comercial y, desde el jueves hasta el domingo, la actividad nocturna dificulta la movilización vehicular y de peatones, los residentes creen que, siendo zona naranja, se perdería la tranquilidad y aumentaría la contaminación.  

Su preocupación tiene fundamento. Cuando un sector se convierte en comercial, luego en zona naranja, al final termina como zona rosa, con lugares de diversión nocturna, convertidos en negocios muy rentables, a costa de la paz y tranquilidad de un sector residencial.

El Municipio debe analizar detenidamente la propuesta de zona naranja. Los eventuales perjuicios serían mayores que los beneficios. Con lo que ahora existe en ese sector de Ficoa es suficiente. Ir más allá sería parte de una aventura urbanística peligrosa, pues, desaparecerían las viviendas y proliferarían los negocios de diversión, especialmente nocturna.  (O)

Deja un comentario