Expectativa laboral / Editorial

Editorial


    La ciudadanía ambateña está a la expectativa de lo que el COE Cantonal en el transcurso de las horas decida, sobre el posible cambio de semáforo de rojo a amarillo, medida, en estos momentos, justa y necesaria, ya que la reactivación económica es urgente ante los despidos masivos.

    En Guayaquil, desde antier, el cambio de semáforo se dio; por ende, el sector productivo, con limitaciones, lentamente, se está reactivando, pese a que el incremento de contagios positivos de Coronavirus, en la urbe porteña, supera la cifra de toda la provincia tungurahuense.

  Días atrás, se explicó que semana tras semana, los contagios en Tungurahua tienen un incremento del 25 %, razón por la cual, se mantuvo la semaforización roja. No obstante, ante la evidente salida de los comerciantes en el centro de Ambato, sería absurdo seguir extendiendo la cuarentena, con el argumento de preservar la salud que, ahora, ya depende de cada ciudadano velar por su integridad física y mental.

   Las jornadas laborales deben comenzar a normalizarse por el bien colectivo, en términos económicos; todos los negocios son una cadena productiva y que sigan paralizados, lo único que se está fomentando es más desempleo.   (O)

Deja un comentario