Caos vehicular / Editorial

Editorial

    El cierre de vías y avenidas de alto flujo vehicular ha afectado la circulación en vías principales de la urbe ambateña, ante las obras de trabajos de taludes y mejoramiento arquitectónico de vías, si hablamos, propiamente por el sector de Izamba. 

   Si bien se aplaude que, la actual administración municipal, está realizando una importante labor, en cuanto a mejorar la vialidad ambateña, diferentes ciudadanos y conductores, se muestran molestos por el tráfico que se vuelve insoportable, ya que, incluso buses interprovinciales, tienen que buscar vías alternas, demorando su operatividad a otras ciudades.  

    Según propietarios del transporte urbano, el cierre de vías y avenidas, genera una afectación en el tiempo laboral, porque deben estar haciendo fila a lo largo y ancho de las calzadas, generando molestia en pasajeros que van al centro a sus diferentes labores y, al llegar tarde, a su puesto de trabajo, se ven afectados en su economía, por no acudir a tiempo.  

   No se cuestiona que se realicen obras prioritarias de vialidad, sino que, exista una planeación estratégica urbanística adecuada, para entender en qué horarios, dichos trabajos deben ser realizados, con el fin de no generar caos vehicular, más aún en horas ‘pico’ y tener una libre movilidad. 

Deja un comentario