Ecuador elimina subsidios a combustibles con un sistema de bandas

Nacionales
En este sentido, vislumbró la opción del gas natural seco, más barato y uno de los que menos emisiones de efecto invernadero produce. (Foto elpáis.com)

Quito, 19 may (EFE).- El ministro de Energía y Recursos Naturales No Renovables de Ecuador, René Ortiz, anunció este martes que los históricos subsidios a la gasolina y al diésel serán reemplazados por «un nuevo sistema de comercio de combustible a precios de mercado».

«El sistema de comercio de combustible con precios de mercado y de bandas de fluctuación del 5 %, aseguran una relativa estabilidad en el mercado, particularmente en el de gasolina extra y diésel», manifestó en una conferencia de prensa virtual.

En virtud del nuevo sistema, el precio de las gasolinas extra, ecopaís y diésel podrá fluctuar hasta un tope del 5 por ciento, que se aplicará tanto en el caso de un posible incremento, como para cuando su precio de mercado se reduzca.

Esto se traducirá en que los precios del combustible oscilarán dentro de un sistema controlado de manera mensual por el Gobierno, o de bandas.

Así, el precio piso para la banda de la gasolina extra será de 1,75 dólares por galón (unidad de medida aplicable en el país) y podría oscilar desde un centavo de dólar a nueve centavos, explicó el titular de Energía.

Únicamente podría encarecerse el combustible si los precios en el mercado internacional del crudo Oriente y el WTI, de referencia en Ecuador, se incrementan de manera abrupta.

«Si la banda la rompe el mercado internacional, quiere decir que protege al consumidor porque el techo de precio se mantiene en Ecuador», recalcó Ortiz.

Interpelado en varias ocasiones acerca de si la nueva medida supone el fin de las subvenciones de cuatro décadas a las gasolinas en el país, el ministro reconoció que «ya los precios con esta fórmula eliminaron totalmente cualquier tipo de subvenciones».

Y aclaró que en la actualidad y dada la caída del precio del crudo, «está perfectamente asentada la fórmula sin sacrificio para el consumidor, y sin sacrificio para el fisco que tiene que pagar las subvenciones».

El nuevo sistema, abundó, está incluido en un decreto presidencial que «está listo», aunque aún debe seguirse un protocolo técnico por el que se informe de su correcta utilización a las más de un millar de gasolineras en todo el país.

Un decreto presidencial que en octubre eliminaba los subsidios a los carburantes provocó los disturbios más violentos vividos en Ecuador en décadas, canalizados por el liderazgo indígena, que obligaron a Lenín Moreno a derogarlo a fin de pacificar el país.

El Gobierno pactó el año pasado con organismos multilaterales una financiación por más de 10.200 millones de dólares para paliar la deuda estatal e incluían compromisos de ajuste presupuestario que llevaron a plantear suprimir las históricas subvenciones en un país cuyo principal producto de exportación es el petróleo.

Sin embargo, ante la caída del precio del crudo y la crisis por el COVID-19, Ecuador busca «desmonopolizar» el sector y para ello el nuevo sistema de comercio de combustibles permitirá la importación «de cualquier tipo de combustibles», matizó Ortiz. (I)


Deja un comentario