Diciembre y los sentimientos que nos provoca / Aracely Silva Cadmen

Columnistas, Opinión


No solo hablamos de tristeza, en los días previos a fin de año nuestro cerebro se ve sometido a un sinfín de sentimientos negativos que versan desde la nostalgia y melancolía, pasando por la soledad, desmotivación e incluso mal humor.

Esto puede representar una enorme presión social y tensión para quienes no tienen razones que justifiquen sentirse así. Un estado de ánimo que aunque no sea nuestra intención y que no sabemos muy bien de dónde surge, condiciona los días festivos y nos impide disfrutar tanto como nos gustaría.

 A este grupo se suma quienes enfrentan trastornos como depresión, ansiedad o trastorno bipolar y que, por más terapia o medicación, esta época se les podría tornar adversa, en estas fechas los episodios depresivos y de tristeza aumentan; así también podemos experimentar en estos días nostalgia,  desmotivación, frustración, soledad, dificultades para dormir, falta de apetito, ansiedad, irritabilidad, disminución del autoestima y de la autoconfianza, culpa, pérdida de la capacidad para disfrutar o ausencia de ganas de reunirse en grupo o con la familia.

Esto sucede generalmente en vista de que al cerrar el año, damos por finalizada una etapa o fin de ciclo y es momento de pararse a pensar y reflexionar si estamos yendo en la dirección correcta o que al menos nosotros consideramos adecuada o por el contrario, andamos perdidos y sin rumbo. Pero ha llegado el momento de ponerle nombre a tus emociones y sentimientos de estos días, aprender a identificarlo y a reconocerlo es el primer paso, lo siguiente es combatirlo sin salir perjudicado por el camino.

A continuación se detalla  algunos consejos para hacer  estos días mucho más llevaderos y superar con éxito el paso al año nuevo: es importante expresar las emociones, no ser tan duros con nosotros mismos, aceptar nuestros fracasos pero también reconocer nuestros éxitos o virtudes, aceptar qué es lo mejor para ti en cada momento, no vivas anclado ni en el pasado ni en el futuro, disfruta del presente con sus pros y sus contras, si llegado el momento los síntomas no mejoran, no dudes en acudir a un profesional para que te proporcione las herramientas necesarias para aprender a manejar esta situación.

Si el año que está por concluir dejó en ti recuerdos de dolor, que este nuevo año la felicidad impregne en ti  los mejores instantes para tu vida.  (O)


Deja un comentario