Detenido por ataque y resistencia

Policiales, Seguridad
Golpeó e insultó a policías para no dejarse detener. (Foto El Heraldo) 

                                                                                                                                                                  En las calle Quillán y Brasil del barrio Ingahurco Bajo, se detuvo a un individuo que tenía en su contra una boleta de apremio. Todo salió mal.

El hombre fue interceptado por las autoridades policiales a quienes les indico que lo esperen hasta estacionar su vehículo en el que se transportaba junto a una mujer. 

Cuando el agente pretendía subir al automotor, el sujeto se bajó y salió en precipitada carrera  poniendo en riesgo su vida ya que casi fue atropellado por un vehículo que transitaba por el lugar. 

Posteriormente abandonó el sitio por unas gradas que conducen a Ingahurco Bajo, recorriendo unos 50 metros aproximadamente, hasta resbalar y rodar las gradas golpeándose la cabeza en uno de los filos del graderío quedándose en el piso. 

Al instante de lograr interceptarlo se procedió  a su inmediata detención, para luego neutralizar usando el uso progresivo de la fuerza colocando los candados de mano (esposas de dotación). 

En el momento que intentaba levantarlo para trasladarlo al patrullero, llegó la acompañante quien dijo ser la madre, la misma que procedió a halar del cabello a los policías e insultarlos. 

Luego se puso a gritar por reiteradas ocasiones pidiendo auxilio, manifestando que le ayuden que se llevan a su hijo. 

Con el bullicio de la mujer llegaron seis personas, que se desconocen sus nombres, fue cuando el hoy detenido golpeó a uno de los uniformados propinándole una patada a la altura de la ingle y un cabezazo en su rostro produciéndole un edema en el pómulo derecho y luego golpear al otro policía. 

Acto seguido una de las personas que llegaron al lugar el mismo que vestía de pantalón negro y camiseta blanca, empezó a agredir e insultar a los uniformados. 

Luego el hoy detenido salió en precipitada carrera por las gradas, con el resto de agresores, por lo que se realizó la persecución logrando visualizar el ingreso a una vivienda ubicada al final del graderío. 

En ese instante también se procedió a la aprehensión de la madre del sujeto. 

Finalmente llegó ayuda policial para colaborar con la detención del individuo que tenía boleta de apremio. (I) 

Deja un comentario