“Decimos no a la violencia” / Luis Alfredo Silva Zambrano

Columnistas, Opinión

Del libro «Una Pausa en tu Vida», de los autores Pablo y Miriam Martini, transcribo, el artículo, «Decimos NO a la Violencia», para que usted lea, reflexione, medite y saque sus propias conclusiones, en el primer día del Año Nuevo, 2022. «Esta basado en el manual de Dios para la vida, su Santa Palabra»

“La violencia es el miedo a los ideales de los demás». «Ojo por ojo y el mundo teminará ciego». «Lo que se obtiene con violencia, solamente se pude mantener con violencia». Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre el miedo». Un hombre valiente no es aquel que no siente miedo, sino aquel que lo conquista». El arma más potente no es la violencia, sino hablar con la gente». Tengo un sueño, solo un sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas». » la oscuridad no puede deshacer la oscuridad-únicamente la luz puede hacerlo. El odio nunca puede terminar el odio; unicamente el amor puede hacerlo». La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve». Sabes quienes fueron algunos de los pensadores que promunciaron estas frases. Mahatma Gandhi, Nelson Mandela y Martín Luther King, entre otros: Todos ellos fueron defensores acérrimos de los derechos humanos y promotores incansables de la NO violencia.».

«Desde el principio, la historia de la humanidad estuvo teñida de actos violentos. No olvidemos que Caín mató a su propio hermano apenas unas décadas después del perfecto Edén. Con el paso del tiempo, los organismos de Derechos Humanos han crecido en protección y promoción de paz contra la violencia; pero lamentablemente sus modos de operar no alcanzan a detener estos hechos. Abuso de poder, explotación de los más vulnerables, guerras, hambre, pobreza, y exclusión, son ejemplos concretos de cómo aún muchos siguen el camino de la violencia y no hacen nada para detenerlo. Al contrario de esto, lo causan con sus modelos económicos y con fundamentalismos ideológicos que exterminan al diferente solamente por serlo. Pero más allá del contexto mundial y general, hoy de invito a reflexionar en tus propios lugares de violencia. Allí donde maltratas con tus actos a alguien o donde te comunicas con prepotencia, dañando así las sensibilidades de los más cercanos, No imites, no sigas, no practiques, dice el Señor. Porque en la casa del violento hay dolor, tristesa y, sobre todo, se construye relaciones sometidas por el miedo, el odio y el rencor».

«la violencia no resuelve las cosas, solamente las empeora».

» No imites a las personas violentas, ni imites su conducta». Proverbios 3. 31.

Próspero Año Nuevo, que se cumpla todo lo planificado, es el deseo de quien escribe esta columna. Feliz año 2,022. (O)

Deja un comentario