Cucuruchos, penitentes para lavar pecados

Interculturalidad
La procesión de Jesús del Gran Poder acompañaron los cucuruchos que personifican a los penitentes que buscan lavar sus culpas. (Foto El Heraldo)

La recordación de la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén se recordó el Domingo de Ramos con la procesión de la imagen de Jesús del Gran Poder. Cargaron el anda los cucuruchos, quienes son los personajes que simbolizan el arrepentimiento de los pecados y la penitencia.

Anualmente su presencia es por Semana Santa. Con las vestimentas de color morado salen a expurgar sus pecados al caminar por las calles de la ciudad. Sus rostros son tapados por el capuchón; buscan representar a los penitentes arrepentidos de sus culpas.

Durante la Semana Mayor las personas deben vivir la pasión, muerte y resurrección de Cristo; y, aspirar al cambio de vida espiritual, sostuvo el párroco de la parroquia Jesús del Gran Poder, Abelardo Ainaguano.

Luis Adalberto Colcha es oriundo de  Riobamba y hace 36 años es cucurucho por devoción a Jesús y a la Virgen María. Lleva cuatro décadas de residir en Ambato y su fe siempre ha sido la misma; es decir, creer en el Todopoderoso, porque de él recibe amor y protección, señaló el feligrés.

La salud y la vida a toda la familia es la petición del cucurucho Fausto Córdova, quien por 15 años es parte de la procesión anual y dijo sentir regocijo en su corazón por la fe y esperanza en el Todopoderoso. “Soy devoto al igual que fueron mis abuelos”.

Por las bendiciones que recibió anualmente se sintió motivado  David Vargas a mantenerse como cucurucho durante 18 años. “Es la herencia espiritual que me inculcó mi padre. No es por penitencia, sino por agradecimiento”, sostuvo el devoto. (I)

Deja un comentario