Crisis carcelaria / Dr. Guillermo Bastidas Tello

Columnistas, Opinión

El ser humano es un entre Biológico, psicológico, social, político, económico, genético, espiritual y cósmico, todos los eventos relacionados con su Salud Mental, Violencia, crimen y terrorismo son el resultado de una crisis de sus componentes.

Si no hay un cambio profundo en la política criminal del país, la situación en las cárceles se va a agudizar más y la masacre de febrero y ahora de septiembre de 2021 solo nos habrá dado una leve idea de los que nos espera.

Sin embargo, cabe mencionar que la masacre en las cárceles era una bomba de tiempo, cuya causa yace en una política criminal mal encaminada desde hace muchos años y la administración carcelaria nunca ha sido puesta en la capacidad de ofrecer un manejo adecuado del aumento de la privación de libertad y la rehabilitación de sus privados de la libertad.

Los  datos muestran el creciente hacinamiento, la alta tasa de privaciones de la libertad por delitos relacionados con drogas y contra la propiedad, la alta tasa de privaciones de la libertad por prisión preventiva y, finalmente, el incremento de la población carcelaria absoluta y relativa, que pasó de cerca de 7.000 en 1989 a alrededor de 40.000 en la actualidad. Sin embargo, no deberíamos entender el hacinamiento como indicador válido para la capacidad de un sistema carcelario a cumplir su misión; más importante es la relación entre personal penitenciario y población carcelaria.

Suponiendo que la población cancelaría sigue creciendo igual como en los últimos 5 años, en el 2029 tendremos a 71.614 Personas Privadas de la Libertad.

Ante esto, cabe mencionar la falta de personal penitenciario. Para alrededor 40.000 PPL, Ecuador cuenta con 1.511 guías penitenciarios, de los cuales solo 622 han recibido una formación profesional.

Brevemente quisiera comparar esta situación con la de Alemania. En el Estado Federal “Baviera“, la realización de penas es materia de los Estados Federales y no competencia del gobierno federal; en Alemania  habían 12.524 PPL en 2012 con un personal total de 5.405:

3.927 guías penitenciarios, 60 psicólogos, 104 médicos, 52 trabajadores sociales entre otros.

La carrera de un guía penitenciario en Alemania requiere una formación profesional de tres años y son servidores públicos de los Ministerios de la Justicia.

 La gran mayoría de la población carcelaria en el Ecuador nunca hubiese pisado una cárcel en Europa, mientras los delitos graves, es decir los delitos que quedan fuera de la lógica limitada de la flagrancia, quedan en impunidad.

Reformando el sistema de la investigación penal, reduciendo el abuso de la prisión preventiva y mediante de la despenalización concentrándose en los delitos que merecen de una sanción penal, sí se puede reducir la población carcelaria notablemente y aumentar la seguridad al mismo tiempo.

La privación solo puede justificarse siempre y cuando existe una rehabilitación integral, con la finalidad de superar las supuestas “deficiencias“ que han provocado la comisión del delito. Aunque teóricamente no existe claridad sobre la finalidad y el objetivo de la pena privativa de la libertad, más aún cuando los PPL no reciben una rehabilitación integral. (O)

Deja un comentario