Copa Libertadores: Caracas se llevó un empate del Jocay

Deportes
Edison Caicedo (d) de Delfín disputa un balón con Arquimedes Hernández de Caracas. (Foto EFE)

Guayaquil (Ecuador), (EFE).- El Caracas, de Venezuela, arrancó ayer un laborioso empate 1-1 al Delfín, de Ecuador, que le permite soñar con la clasificación a la tercera fase de la Copa Libertadores, si vence en el partido de vuelta la próxima semana en la capital llanera.

El atacante Carlos Garcés adelantó a Delfín a los 19 minutos y Leonardo Añor logró empatar al minuto 32 el partido disputado en el estadio Jocay, de la ciudad portuaria de Manta, en el oeste de Ecuador.

Además del empate, el gol de visitante tendrá un gran significado para el partido de vuelta en Caracas.

El equipo venezolano salió fiel a la propuesta de su técnico San Clemente de protagonizar ataques permanentes, a los que respondió Delfín con orden en su defensa comandada por el paraguayo Williams Riveros.

Delfín encontró la fórmula de salida por los costados con Pedro Pablo Perlaza y Giovanny Nazareno, complementados por los atacantes «La Tuka» Ordóñez y Garcés.

Un muy buen pase del centrocampista argentino Sergio López dejó en el mano a mano a Garcés contra el defensa Rosmel Villanueva, que empujó al atacante dentro del área y el árbitro colombiano Nicolás Gallo sancionó penalti; cobró Garcés y anotó a los 19 minutos.

Caracas reaccionó y con espléndido disparo de Añor, desde unos 25 metros, filtró el balón por el ángulo superior izquierdo del portero Pedro Ortiz, al minuto 32.

Entre el portero Alain Baroja y el travesaño quitaron la posibilidad del gol al local López, que remató un tiro libre directo al ángulo superior derecho, en una gran acción tanto del atacante como del portero, al minuto 40.

Caracas salió al segundo tiempo con más decisión en procura de la victoria, aprovechando la velocidad, fortaleza de sus atacantes y los espacios que dejaba el cuadro local.

El funcionamiento futbolístico del Caracas le valió para incomodar al equipo mantense, que se mostró distinto en su accionar respecto a otros partidos de la primera fase, como el que encaró al Nacional, de Paraguay, al que lo eliminó sin mayores complicaciones.

El planteamiento del cuadro venezolano le permitió mantener distante de su arco al equipo cetáceo, que no encontró fórmulas de ataque para poder romper el sistema defensivo visitante.

Todos los intentos del técnico local, el argentino Fabián Bustos, por ocasionar variantes en ataque que permitieran a su equipo quedarse con la victoria, se quedaron solo en intentos.

En la última acción del partido, Caracas se salvó ante una serie de remates, pues sus defensas se encerraron bien para salvar la portería. (D)

Deja un comentario