Caverna baneña sería paso de Rumiñahui con tesoro

Interculturalidad

Este lugar es energético y por eso se pide a los turistas apoyar sus manos en un cierto tramo del lugar para que sus energías negativas sean liberadas al tocar una roca en forma de pico. (Foto El Heraldo)
 

Historias y leyendas se tejen en torno a la caverna Sigsi Huayco que se ubica a pocos metros del terminal terrestre de Baños (con dirección al Puyo) y que se cree sería el paso que utilizó el general Rumiñahui para ocultar el tesoro de Atahualpa, ya que dicha caverna pasa por debajo del río Pastaza hasta llegar a los encantamientos de los  Llanganates.

Agustín Varela es uno de los propietarios de la caverna Sigsi Huayco (hueco profundo cortante). Según la historia, dijo, en 1532 Atahualpa fue capturado por los españoles y para su liberación solicitaron cuatro habitaciones llenas de oro, siendo el general Rumiñahui el encargado de la colecta del tesoro, pero al enterarse que matan a Atahualpa, se dispuso que buena parte del tesoro sea escondido en los Llanganates.

Uno de los pasos que Rumiñahui utilizó para transportar el tesoro fue justamente la caverna de  Sigsi Huayco con dirección a los Llanganates.

Esta caverna fue recuperada por la familia Varela en una dimensión de más de 300 metros cuadrados, pero aún falta seguir mejorándola para continuar con el largo recorrido de la misma. Por el momento está operativa una parte del proyecto familiar.

Cuando la familia adquirió la propiedad lo que conoció inicialmente fue la caverna llena de escombros, basura, sedimentos acumulados en cincuenta años. El trabajo entonces consistió en limpiar el lugar, para luego adecuarla y decorarla con luces LED, sonidos, recreación de humo, y así, tratar de transportar imaginariamente a los visitantes a esos momentos únicos en la historia de los antepasados. 

Adicionalmente, en esta caverna se está recobrando paulatinamente las especies vegetativas (helechos,  musgos, líquenes y algas).Ya son seis años de trabajos a mano para con cuidado no dañar la forma original del lugar. 

Se conoce por relatos, dijo, que existiría a continuación de la caverna una parte de profundo descenso donde estarían unas gradas que sería la continuación de la ruta por debajo del río Pastaza, pero a ese nivel se apagaba todo ‘mechero’ por la falta de oxígeno. 

Una de las leyendas da cuenta que un grupo de expedicionarios se aventuraron a desafiar todo y siguieron por este difícil tramo, llevando consigo oxígeno artificial, pero jamás retornaron, porque ahí están los espíritus guardianes y ancestrales que celosos cuidan el lugar, permitiendo llegar hasta cierto sector pero no más, y quienes los desafían, se quedan para siempre en ese sitio.

La caverna se ubica a 300 metros del terminal terrestre de Baños (pleno centro) en dirección al Puyo, y en el sentido izquierdo está el pequeño ingreso, pero una vez dentro de la propiedad se notará la dimensión sobresaliente de la caverna. La atención es diaria desde las 09:00 hasta las 23:00 horas y en la noche justamente la iluminación no sólo es en la caverna (sitio energético) sino incluso en los jardines con la concepción temática, y además existe un puente colgante con la vista impresionante del río Pastaza. (I)  

Deja un comentario