Calles polvorientas en área urbana

Ciudad
La calle Condamine ubicada en el Barrio Pisque Bajo requiere de 500 metros de alcantarillado y con el asfaltado se convertiría en alternativa de circulación desde la calle César Augusto Salazar hasta el Paso Lateral. (Foto El Heraldo)

Alrededor de 1.000 familias viven en los barrios Pisque Oriente, Taigua, Pisque Bajo, La Esperanza y forman parte de la zona urbana de la parroquia Izamba aproximadamente hace tres años.

El coordinador del Barrio Pisque Oriente sector de las Escuela de Formación de Soldados, Leonidas Hoyos, enfatizó sobre importantes requerimientos de los barrios, ante el crecimiento de la población.

Resaltó la vialidad; para ello, han solicitado a la prefectura el apoyo al sector, la circulación vehicular ha aumentado y se requiere vías en mejores condiciones, para descongestionar la parroquia de Izamba que cuenta con siete unidades educativas y la feria agrícola.

Según Marcelo Guamusi, del Pisque Bajo, existe la planificación de nuevas vías como la Condamine donde se ejecutó el alcantarillado en tramo de 120 metros y falta 500 metros para completar el servicio, la vía pavimentada permitiría enlazar desde la calle César Augusto Salazar hasta el Paso Lateral.

Mientras que la vía Ciro Peñaherrera requiere el embaulamiento de la acequia Chacón Sevilla que enlazaría  desde la avenida Indoamérica hasta la vía a Píllaro.

El morador comentó que anteriormente existían desfogues para el agua de riego, ahora con el crecimiento poblacional y de las construcciones han desaparecido y el agua se dispersa en las calles de tierra.

Según el director de Planificación del Municipio de Ambato, Julio Rodríguez, la calle Ciro Penaherrera se proyecta para el 2020.

Enfatizó que la municipalidad ha invertido en el Sur de la ciudad, pero para el próximo año será el Norte que requiere mayor desarrollo. (I)


Deja un comentario