Bajó ocupación de camas

Ciudad


Ocupación de camas en hospitalización de pacientes COVID bajó al 26 por ciento. (Foto El Heraldo)

En el área de hospitalización COVID-19 del Hospital IESS Ambato que tiene una disponibilidad de 30 camas, únicamente se encuentran ocupadas 14; es decir, hay una ocupación del 26%, de acuerdo al último reporte.

Esta realidad permitió que ante la reducción de la demanda de pacientes en el área Covid, el Hospital habilite más camas para otras especialidades: pediatría, medicina interna, ginecología y cirugía.

Al momento se realizó la reapertura de los pisos 3, 4, 6, 7 con 60 camas para estas áreas. El director provincial, Felipe Guevara, motivó a la ciudadanía a no bajar la guardia, ni relajarse con respecto a las medidas de bioseguridad y recordó mantener el distanciamiento, lavarse las manos frecuentemente, y el uso obligatorio de mascarilla.

Guevara resaltó la importancia de cuidarse y cuidar de a la familia e insistió en no acudir a reuniones de carácter masivo ya que suelen ser los principales focos de contagio.

El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social y el Ministerio de Salud Pública trabajan en coordinación a través del Puesto de Mando Unificado (PMU) desde el 15 de abril de 2020, a partir de la activación de la emergencia sanitaria en todo el país.

La coordinación para el préstamo de insumos médicos y medicamentos también se ha realizado de manera efectiva, este funciona principalmente entre unidades médicas de las provincias que conforman la zona 3, es decir: Cotopaxi, Pastaza, Tungurahua y Chimborazo.

“Hemos atravesado momentos difíciles como cuando se debe conversar con los familiares de un paciente por un mal pronóstico, o cuando la capacidad en UCI ha rebasado. Son momentos muy duros, que hemos tenido afrontar”, relató Edison Frías,  director Técnico de Medicina Crítica del Hospital General Ambato del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social. 

Edison Gancino Andrade de 39 años de edad, se contagió de COVID-19 y luego de 12 días de permanecer en casa con síntomas graves decidió tomar el consejo de un médico privado y acudió al IESS donde fue internado por ocho días. “Agradecido con los médicos, enfermeras y el personal de alimentación, no existe diferencia con clínicas privadas. Siempre estuvieron pendientes de todo”, relató. (I)


Deja un comentario