Atención especializada a bajos costos

Ciudad

El quirófano está equipado con implementos que se requieren para que las intervenciones sean exitosas; además, se cuenta con el personal profesional. (Foto El Heraldo)


El Hospital La Guadalupana de la Diócesis de Ambato fue bendecido por las autoridades del clero y se ratificó el compromiso de atender con profesionalismo y calidez a las personas de escasos recursos económicos. El evento fue a las 11:00 horas, ayer.

La proyección en esta casa de salud es fortalecer la prevención de enfermedades. Se espera seguir consiguiendo mejor equipamiento, especialmente el relacionado a la anestesiología y  cambiar incubadoras para bebés, ya que sí se dispone de estos implementos, pero se busca ampliarlos con otros adicionales. Se continuará trabajando por el bien de la sociedad, explicó Virginia Zumárraga, directora médica de la Diócesis de Ambato del Hospital la Guadalupana y del centro Médico Nuestra Señora de la Elevación.

El padre César Gonzales, coordinador de la Pastoral de la Salud, recordó que los sectores populares requerían atención en el área de la salud  y por eso la respuesta de la Iglesia fue ayudar para dar forma a lo que más tarde sería el Hospital la Guadalupana, para que poco a poco los pacientes pudieran realizarse los exámenes y recibir tratamientos adecuados, y así, transmitir ese sentir de Cristo a los más necesitados. La obra lleva cerca de 25 años de existencia que va dando frutos, sostuvo el religioso.

Luego de estos años se ha visto la necesidad de fortalecer la iniciativa y con esfuerzo de la Pastoral Social se empezaron hacer diversos cambios; aunque como edificio no puede extenderse más,  lo que se ha hecho es mejorar los espacios existentes, sobre todo para la accesibilidad de los pacientes; así como, la tecnología en laboratorio clínico, agrandar el área de emergencia, fisioterapia, hospitalización y más, acotó el sacerdote.

“Hemos tenido personas de varias provincias que llegan a ser atendidas, y la Iglesia ayuda. El nombre de la virgen de Guadalupe es una presencia muy querida por ser la madre de Jesús, cuyos ojos misericordiosos alcanzan a los más necesitados”, acotó el padre César Gonzales.

Al sumar voluntades se logra, de alguna manera, disminuir el sufrimiento de las familias pobres, quienes buscan el alivio del cuerpo y el espiritual. Por todo esto es bueno dar gracias a Dios, ya que se fortalecen las iniciativas en el campo social y siempre se confía en el amparo del Todopoderoso y de la Santísima Virgen, señaló monseñor Giovanny Pazmiño, obispo de la Diócesis de Ambato, durante la bendición de la casa de salud.

Luego los sacerdotes realizaron el recorrido por las instalaciones del hospital con el personal que labora en ella, para conocer la funcionalidad de cada área. (I)

Deja un comentario