Alzheimer / Dr. Guillermo Bastidas Tello

Columnistas, Opinión

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad  neurodegenerativa  que provoca una serie de síntomas y signos que generan  limitaciones en las personas que la padecen.

Las neuronas se dañan, pierden  las conexiones entre sí y finalmente mueren. Se cree  que, en la mayoría de los casos, la enfermedad de Alzheimer es consecuencia de una combinación de factores genéticos, ambientales y del estilo de vida que afectan el cerebro a  lo largo del tiempo.

Los signos tempranos de la enfermedad incluyen el olvido de eventos o conversaciones recientes, ansiedad, angustia, depresión. A medida que la enfermedad progresa, una persona con enfermedad de Alzheimer presentará un grave deterioro de la memoria y perderá la capacidad para llevar a cabo las tareas cotidianas.

En la enfermedad de Alzheimer, en términos generales, se habla de tres fases o etapas de enfermedad: Leve, Moderada y Grave.

Algunas de las primeras características que pueden mostrar las personas con esta enfermedad son:

– Pérdidas de memoria (no recuerdan el nombre de algún familiar, durante una conversación dejan de hablar al no recordar qué querían decir…)

– Desorientación espacial y temporal.

– Alteración del estado de ánimo.

– Problemas de atención.

– Enlentecimiento del habla y la comprensión.

Según va desarrollándose la enfermedad el deterioro va siendo mayor llegando a interferir en la vida social, y laboral del enfermo acentuándose las pérdidas de memoria y atención así como la desorientación. Por todo ello, es recomendable que el enfermo esté correctamente diagnosticado y lleve un tratamiento adecuado a su caso.

No hay ningún tratamiento que cure la enfermedad de Alzheimer o que cambie la evolución de la enfermedad en el cerebro, los tratamientos son paliativos y atacan a los síntomas y complicaciones. En las etapas avanzadas de la enfermedad, las complicaciones derivadas de la pérdida grave de la función cerebral (como la deshidratación, la malnutrición o la infección) provocan la muerte.

Estimado lector ante la presencia de algunos de los síntomas nombrados acudir a su médico de confianza, él le guiará su tratamiento. (O)

Deja un comentario