Alternativas de contención del trabajo infantil

Ciudad

Los directivos y empresarios conocieron la realidad de esta problemática. (Foto El Heraldo)

Con el objetivo de analizar y difundir las actividades y acciones previstas en la campaña de “Prevención, Atención y Protección de las personas en situación de Mendicidad y Trabajo Infantil» en diciembre, la coordinación Zonal Tres del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) mantiene encuentros con sectores estratégicos para llegar a la conciencia y eliminar esta mala práctica social.

Para conocer estadísticas y casos, se desarrolló la mesa de trabajo con el Directorio del Consorcio de Cámaras de la Producción de Tungurahua.

Fabián Fonseca, coordinador Zonal Tres del MIES, enfatizó que mediante el trabajo interinstitucional se suman esfuerzos para desnaturalizar prácticas, que son atentatorias y vulneradoras de derechos para niños y adolescentes como es el trabajo infantil y mendicidad.

Por su parte, Mónica Echeverría, técnica de Protección Especial del MIES, informó sobre el proceso de abordajes y atención  interministerial que se encuentra operativo,  así como la realización de  colonias navideñas y agasajos en comunidades expulsoras de mendicidad, como alternativas de contención.

Se analizó esta problemática socio estructural y cultural desde diferentes aristas y qué lamentablemente se  agudiza  durante temporadas de Navidad y Fin de Año porque se incrementa la denominada  “solidaridad” de la ciudadanía.

Diego Mosquera, presidente del Consorcio de Cámaras de la Producción de Tungurahua, resaltó que la problemática es un compromiso de todos como sociedad. “Más allá de ser una entidad, somos solidarios por esta razón cuenten con el apoyo y respaldo para la erradicación del trabajo infantil y la mendicidad porque estoy seguro que con el esfuerzo de todos se logrará”, dijo.

En un recorrido por las principales calles del centro de la ciudad se identificó la presencia de menores de edad expendiendo caramelos, galletas e incluso fundas plásticas.

“Este es un problema, ya que se ven niños que deberían estar estudiando. Hemos evidenciado a jóvenes que no estudian y están en las calles vendiendo productos”, comentó Lourdes Meza, técnica en psicología educativa. (I)

Deja un comentario