Alimentos ancestrales permanecen

Interculturalidad
Mediante esta actividad se mantiene intacta la tradición alimentaria en Pelileo, generando buenos hábitos alimenticios para las futuras generaciones. (Foto El Heraldo)

Los adultos mayores de Pelileo se encargan de conservar la gastronomía ancestral con alimentos como la papa, el maíz, el aguacate, hortalizas, entre otros.

En días anteriores, realizaron la feria de exposición de platos típicos y ancestrales dentro de los talleres de adultos mayores que se ejecutan por parte del Municipio de Pelileo.

Doris Torres, técnica del Municipio, destacó que los talleres ocupacionales benefician a adultos mayores de distintos sectores del cantón.

Los grupos Luz y Vida, Nuevo Amanecer de la parroquia Benítez, Virgen de la Pura y Limpia de la parroquia García Moreno, Rumichaca y Churumanga de la parroquia Rosario, de los caseríos de Gamboa, Teligote, Pintag, Guadalupe, y de la parroquia de Huambaló.

Los colores y sabores de la alimentación sana y nutritiva fueron parte del acto que tuvo como temática “Rescate cultural gastronómico” y se llevó a cabo en el mercado República de Argentina como parte de la Semana cultural. 

Las recetas ancestrales preparadas por los adultos mayores de nuestras parroquias, comunidades y la matriz con base a los productos como la quinua, sambo, ocas, maíz, col cautivaron a los asistentes. 

La quinua es una planta andina que se originó en los alrededores del lago Titicaca de Perú y Bolivia. La quinua fue cultivada y utilizada por las civilizaciones prehispánicas y reemplazada por los cereales a la llegada de los españoles, a pesar de constituir un alimento básico de la población de ese entonces, según la FAO.

El sambo es un alimento probablemente de origen mesoamericano utilizado en las cocinas andinas locales, mucho antes de la llegada de los españoles. En tiempos prehispánicos se endulzaba con miel de abeja, penco u ocas cocidas. Actualmente, se incluye la panela de caña de azúcar, es originaria de Nueva Guinea y traída por los españoles durante la Colonia. (I)

Deja un comentario