A las puertas del Fondo Monetario Internacional / Ec. Mg. Diego Proaño

Columnistas, Opinión

Con un déficit fiscal de 3.400 millones de usd, una necesidad de financiamiento del Presupuesto Estatal por 8.166 millones de usd, un alto Riesgo País que bordea los 700 puntos y no cede, una mínima inversión extranjera que no supera los 700 millones de usd anuales y apenas haber conseguido 1.000 millones para cubrir estas brechas emitiendo bonos soberanos a la friolera tasa del 10,75% anual, el gobierno nacional ya no tiene opciones, sino acudir al FMI. Ahora el debate no es si acercarse o no al multilateral de crédito, es más bien negociar los condicionamientos en los mejores términos para el país, que las “recomendaciones” que el Fondo exija se incluyan en la Carta de Intención, que es la garantía que el régimen debe firmar previo al desembolso de los créditos, no compliquen la situación de empresas, peor aún familias en Ecuador, empero siempre habrá costo beneficio en esto. 

Cuáles son las principales exigencias del FMI al gobierno. Reducción gradual de subsidios, que ya inició desde agosto 2018, subiendo el precio de gasolina super y en diciembre gasolina extra y diésel industrial. Reducción del tamaño del Estado, que comienza a visualizarse cuando de 40 redujo a 20 los ministerios, está disminuyendo el 10% de nómina de empleados de empresas públicas y en negociación absorciones, concesiones y alianza publico privadas, para flexibilizar hacia abajo el gasto de sueldos y salarios. La revisión de impuestos específicamente IVA e Impuesto a la Renta, es otro de los pedido del multilateral, esta alternativa es la que frena al gobierno, porque un incremento en la tasa del 12% al IVA o cambio en la tabla de la base imponible para pago de impuesto a la renta para personas naturales, golpearía a la clase media y a las personas jurídicas, ahuyentaría la inversión nacional y extranjera, por eso el régimen mantiene el incremento al impuesto ambiental (verde) que para este año subió al doble, para justificar ante el FMI que si está revisando los impuestos. 

Mejorar el crecimiento del PIB, sobre el 1% promedio, re perfilar la deuda publica cara, fortalecer la débil Reserva Internacional, mejorar el empleo adecuado hoy apenas el 40% de la PEA, revertir los déficits de balanza comercial y de pagos, entre lo más importante, que el gobierno debe garantizar su cumplimiento, para recibir los créditos, cuales. El Stand By Agreement del cual podría recibir hasta el 435% de sus aportes en Derechos Especiales de Giro (DEG), esto llegaría a unos 3.050 millones de usd y, el Extended Fund Facility (Fondo de Facilidad Extendida), que ayuda a corregir problemas estructurales de balanza de  pagos y alcanzaría el 200% de los aportes país, 1.400 millones de usd, es decir con las dos líneas de crédito podría financiar casi 4.500 reconfortantes millones de usd a plazos de entre 5 y 10 años a tasa LIBOR (London Inter Banking Ofered Rate) que fluctúa entre 2,35% y 5% anual. Este momento y con agobiante necesidad de recursos, el régimen debe procurar que el costo financiero sea bajo, los plazos no asfixiantes y el destino de los créditos sirvan para pagar deuda cara, aumentar reservas internacionales e inversión social, en resumen que reactive la economía. (O)

Deja un comentario