¡Tokyo! / Mirian Delgado Palma

Columnistas, Opinión

 

A propósito de mi viaje a Tokyo, que lo hice para visitar a una de mis hijas que estudia y trabaja en tan hermoso país, deseo compartir mi experiencia vivida durante el tiempo que pase en esta impresionante metrópoli por toda su legendaria historia, y su resurgimiento, gracias al trabajo mancomunado de su pueblo, cuyos ejes orientadores son la organización, disciplina, respeto, calidad humana y deseo de superación y progreso.

Japón se ubica en el extremo occidental del Pacífico, Tokyo es la capital. Imperio del Sol Naciente, así lo llaman, considera como la mejor ciudad del mundo, en el área Metropolitana conviven 37 millones de habitantes, en una superficie de 14000 Km2.

Los lugares que visité, los más impresionantes me parecieron: La estación férrea de Shinjuko, la más transitada del mundo, dispone de 200 entradas y salidas y se estima que circulan 3.5 millones de usuarios todos los días. La red ferroviaria de Tokyo es la más extensa del mundo, es usada por 20 millones de pasajeros al día (metro y tren), cuenta con 70000 estaciones. Durante el viaje por estos medios de transporte, los pasajeros son muy respetuosos, no miran a quienes se encuentran alrededor y es prohibido hablar por teléfonos celulares, nadie se topa porque tanto a la entrada como a la salida la gente se mantiene encolumnada.  Los andenes están protegidos para evitar accidentes.

Se estima que número de suicidios en el país (vías férreas) es el más alto del mundo.  Las personas que quieren terminar con sus vidas lo hacen según las estadísticas por cuatro razones, en su orden: problemas de salud de ancianos, situación económica, problemas laborales y familiares. Este tipo de muertes tienen serias repercusiones familiares porque deben asumir responsabilidades económicas los deudos, por todo lo que implica retrasos y daños ocasionados tanto a los trenes como usuarios. Estas medidas se han determinado con el propósito de mentalizar a quienes toman esta fatal decisión que piensen las responsabilidades de todo orden que tendrá la familia para enfrentar cargos de este orden.

Otro sitio impresionante es el Ayuntamiento de Tokio -Metropolitan Government Building, es el edificio más alto de la ciudad tiene 243 m. de altura y 2 observatorios. El Monte Fuji es el más alto del Japón, con una altura de 3776 m., forma parte de un extenso parque nacional, y está considerado como patrimonio de la humanidad. Otro lugar sorprendente, es el cruce de Shibuya, es el más transitado del mundo, posee 5 pasos cebras, se cortan los semáforos a la vez; y, cruzan 5 millones de personas diarias.

El monumento al can Hachiko, es una estatua de carácter sentimental, la historia narra que este fiel perrito acompañó a su amo todos los días desde 1925 a 1935, hasta la estación en donde el profesor cogía el tren para dirigirse a la Universidad de Tokio. Pero en su último viaje no regresó porque sufrió un paro cardiaco y su mascota no se cansó de esperarle, y fue alimentado y cuidado por todos los transeúntes que pasaban por el lugar, murió de edad avanzada con la pena de no volver a ver más a su amigo fiel.

La Isla artificial de Odaiba, situada en la bahía de Toki, antiguamente fue construida para proteger a la ciudad de cualquier ataque marítimo en tiempos de guerra, tiene 2 accesos, una subterránea y otra por encima del mar. Actualmente es una zona comercial, residencial y de ocio. Es un sitio portentoso por su colorido, pequeñas canoas para turistas, extensos jardines, luces, policromía de colores.  Allí se realizarán los juegos olímpicos de Tokyo 2020…….CONTINUARÁ. (O)

Deja un comentario