Servidores de transporte escolar piden control de informales

Ciudad

Las busetas se paralizan por dos meses en temporada vacacional y retoman actividades desde ayer por inicio del año lectivo. (Foto El Heraldo)

La informalidad en el servicio de transporte escolar es problema para quienes trabajan legalmente, según el conductor Jaime Caiza. El chofer tiene una buseta legalizada y brinda transporte a estudiantes desde Quisapincha hasta Ambato y viceversa. “Pasamos la revisión y esperamos el inicio de clases luego de dos meses parados por vacaciones”, indicó.

Sin embargo, el principal problema que se da hace dos años es la disminución de clientes, porque “existe mucho transporte pirata, carros particulares que llevan tres o cuatro niños”, expresó. Solicitó a las autoridades fortalecer el control en este aspecto. Para Caiza antes iba el bus lleno, pero hoy va al cincuenta por ciento y solamente pagan el medio pasaje.

Mayra Quintuña, propietaria de una furgoneta, mantiene un criterio diferente, ya que “en este año lectivo estoy satisfecha, porque he incrementado mi cupo de estudiantes. Realizo el recorrido de Píllaro a Ambato y los dejos en diferentes instituciones educativas. Me mantengo en el valor de 45 dólares mensuales”, aseguró. (I)

 

 

Deja un comentario