Seguridad, un debate urgente / Esteban Torres Cobo

Columnistas, Opinión



Es increíble que haya violencia en una ciudad tradicionalmente tranquila como Ambato. Parecen lejanas aquellas anécdotas de padres y abuelos de que antes las puertas de las casas no se cerraban con llave o con alarmas y que había paz. Los niños jugaban pelota las tardes en los barrios y los altercados conocidos no eran más que riñas callejeras de poca resonancia. Había delitos, sí, pero no tan recurrentes. El centro de Ambato -donde se concentraba la vida y la población de ese momento- era proclive a la quietud.

Desde hace algunos años el panorama cambió en varias ciudades del Ecuador. Y en otras urbes de la región también. Las grandes ciudades llaman a personas de pueblos y ciudades menos dinámicas, el tejido social crece, se prolonga e incrementa la complejidad. Vivimos en ciudades distintas, con más riqueza -aunque no lo parezca- y con una calidad de vida que permite a un ambateño de clase media vivir mejor y más tiempo que un rey europeo del siglo XVI.

La inseguridad, sin embargo, también crece. Los delincuentes no son los mismos que antes y problemas reales como la inmigración que no se integra de buena manera, la poca vigilancia y el desorden de administraciones municipales contribuyen a la inseguridad. Es necesario plantearnos serias inquietudes sobre cómo mejorar la seguridad de nuestras ciudades. Sobre cómo se ejemplo en el propio Ecuador en materia de lucha contra la delincuencia. Podemos lograrlo. (O)

Deja un comentario