Se desacelero la economía en 2018 / Ec. Mg. Diego Proaño

Columnistas, Opinión


Según datos oficiales del Banco Central del Ecuador, la economía del país, creció en 2018 el 1,4%, cifra que si bien es positiva, comparado con la tasa de crecimiento de 2017 que fue de 2,4%, demuestra que hubo una desaceleración, ralentización, disminución de la economía durante el 2018. Recordemos que a inicios de ese año, el mismo Banco Central (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), preveían crecimientos optimistas de nuestra economía entre 1,9 y 2,4%, que finalmente no se alcanzaron. Las cuentas que alimentaron al crecimiento del 1,4% en 2018 fueron: Importaciones 5,8%, Consumo del gobierno 2,8%, Consumo de los hogares 2,7%, Compras de materia prima, insumos y bienes de capital (Formación Bruta de Capital Fijo FBKF) 2,1% y Exportaciones 0,9%.

La receta adecuada para un crecimiento sostenido de los sectores productivos que incentiven la producción, el empleo privado, el consumo de los hogares, el ahorro personal y la inversión empresarial, es que crezca en mayor proporción las exportaciones que las importaciones, así ingresan más dólares que los que salen del país y se coloca productos ecuatorianos en el exterior es decir se abre nuevos mercados para bienes con mano de obra y empleo nacional. También es mejor que el consumo de los hogares sea superior al del gobierno, porque el rol de las familias es, comprar bienes y servicios y si adquieren permanentemente, están manteniendo activas las ventas de los proveedores, las empresas, de los productores, dando sostenibilidad a esos negocios que a la vez estos dotan de empleo a familias y con el consumo privado de familias y empresas, el gobierno recauda más impuestos no por su propio consumo, como sucedió en 2018.

Las importaciones registradas se concentraron en aceites, refinados de petróleo, productos químicos, maquinaria y equipos eléctricos, equipos de transporte, para la industria textil, etc., mientras que exportamos más camarón, banano, café y cacao. El gobierno gasto más en la administración pública, defensa, seguridad interna y externa, salud, educación, compra de bienes y servicios, en el sector social y en jubilaciones a afiliados al IESS y, finalmente en la FBKF se compró más maquinaria para la construcción. Con este escenario el PIB no petrolero creció 2%, empero el no petrolero decreció 4%, dando un crecimiento general del PIB 2018 en 1,4%. Por actividades la Acuicultura y pesca de camarón aumentaron 8,6%, la enseñanza, servicios sociales y salud un 4,3%, alojamiento y servicios de comida 4%, los suministros de electricidad y agua 3,5%, el comercio, la agricultura y los servicios financieros 3% cada uno, mientras que decrecieron los sectores Petróleo y minas 2,9%, refinación de petroleo10% y pesca 3,5%. Finalmente la Inversión Extranjera Directa (IED), también alimento el crecimiento del PIB, al subir de 782,6 millones de usd de 2017 a 1.401,1 millones de usd en 2018.(O)

Deja un comentario