Respeto a institucionalidad democrática /Editorial

Editorial, Opinión

Durante diez años se irrespetó, sistemáticamente, las Instituciones del Estado, con el control del Presidente de la República, con funcionarios que cumplían órdenes para agradar al Jefe y mantener los cargos con algunas prebendas.

Con el advenimiento de la democracia al país, con el Presidente decidido a mantener el sistema democrático, con la participación de todos los sectores sociales, económicos, políticos, empresariales, así como a eliminar la corrupción campante que se impuso en el gobierno anterior, ha comenzado una nueva etapa en Ecuador, en la que se siente que el respeto a las Instituciones básicas del Estado ha retornado.

El Consejo de Participación Temporal, producto del pronunciamiento popular del cuatro de febrero, con acierto y con valentía, va desmontando ese andamiaje construido para mantener el gobierno de 300 años con todos sus abusos, sus atentados a los derechos humanos, el atraco a los dineros públicos y la impunidad garantizada.

Los organismos de control funcionan con libertad y con apego a la ley. Los titulares ya nombrados son personas de indiscutibles antecedentes morales, de honorabilidad a carta cabal y con los conocimientos suficientes para ejercer la Función con acierto y con dignidad. Se espera que pronto se nomine a los que faltan.

Los administradores de Justicia actúan con independencia -aun falta completar la depuración- han demostrado decisión para sancionar los ilícitos cometidos al más alto nivel. Muchos casos archivados para ocultar la verdad, son analizados para encontrar a los responsables. Estas actuaciones son garantía para los ecuatorianos. (O)

Deja un comentario