Patronato Provincial: Liderazgo sin limitaciones ni remuneración

Ciudad
El agradecimiento de la presidenta Paulina Holguín estuvo presente hacia el Gobierno Provincial, personas e instituciones que sumaron esfuerzos para trabajar por los objetivos del Patronato Provincial. (Foto El Heraldo)

El espíritu de la gente solidaria está sintetizada en las acciones del Patronato Provincial que surgió bajo la presidencia de Margarita de Salgado. Paulina Holguín de Naranjo informó sobre la gestión. La institución registra atención de 140 pacientes diarios promedio y en el 2017 brindó ayuda a más de 34 mil tungurahuenses.

A decir del prefecto Fernando Naranjo, el Patronato Provincial venía laborando con limitaciones económicas, pero los consejeros electos democráticamente entendieron la demanda y ratificaron los sentimientos de los tungurahuenses siendo solidarios, aquello evidenció la calidad humana.

El discurso diáfano del prefecto estuvo envuelto de sentimientos frente al accionar de su esposa, pues, “me acompañó totalmente y compartió su desinterés frente a la tarea de servicio social…me motivó para que el servicio se extienda, tuvo la facultad de apoderarse del sentimiento de dolor que genera la estructura social…”.

“El Patronato trabajaba en ese entonces en la planta baja del edificio central del Consejo Provincial; contaba con dos médicos, una contadora y un auxiliar para la atención de medicina general y servicio de ecografía”, recordó la presidenta Paulina Holguín de Naranjo. Y complementó, “…contamos en la actualidad con el aporte de un administrador, una contadora, ocho médicos, dos asistentes administrativos y siete profesionales médicos y técnicos que brindan su servicio por horas en las áreas de medicina general, dermatología, ginecología, oftalmología y odontología. Además existen los servicios de mamografía, ecografías, laboratorio clínico, área de rehabilitación física y departamento de psicología…”.

Destacó la participación de las damas voluntarias y su accionar en momentos complicados de los tungurahuenses frente a la erupción del volcán, “…pues, demostraron bondad y entrega…”.

La dama voluntaria Teresa Córdova de Velásquez en la bienvenida describió al ser humano que trabajó desinteresadamente, porque “…Paulina ha sido una voz de aliento en momentos de dolor, siempre brindándonos una sonrisa cálida…”. (I)

 

 

Deja un comentario