Parteras predominan en la interculturalidad

Interculturalidad

 


El trabajo de los parteros es integral durante la vida del niño. (Foto El Heraldo)

El Ministerio de Salud capacita a las parteras para que conjuguen conocimientos ancestrales y medicinales de la actualidad con el fin de proteger a las madres y sus hijos.

El trabajo de una partera debe ser integral, según Marcia Masaquiza, especialista distrital de Promoción de la Salud del Distrito 18D01. Afirma que la partera se convierte en una segunda madre para el niño que va a nacer, se eligen de personas que sean líderes y respetados en la comunidad. “Se encarga de dar acompañamiento espiritual y de salud al niño desde antes de su nacimiento hasta su muerte, lo guía y aconseja”, comentó.

Hombres y mujeres pueden ser parteros, siempre que tengan los conocimientos adquiridos mediante saberes ancestrales transmitidos de generación en generación. También reciben capacitación sobre las señales de alarma en un embarazo, reproducción y salud sexual para que aconsejen en sus comunidades.

“La atención se puede realizar en la casa de los parteros, en el hogar de la paciente e incluso en un lugar sagrado como vertientes o montañas”, aseguró.

Los parteros reconocidos y articulados al Sistema Nacional de Salud continuarán con su trabajo, pero en equipo con el Ministerio de Salud. “El pago de los parteros depende del acuerdo al que hayan llegado con la paciente”, aseveró Masaquiza.

“Nosotros atendemos cuando nos vienen a buscar, pero si vemos que está sangrando o tiene los pies hinchados la madre es llevada con urgencia al hospital o casa de salud más cercana”, indicó Rosa Mariana Lagua Flores que heredó este saber de su madre.

La mujer aseguró que la mayor parte aprendió de su madre y también por las capacitaciones que recibe. Hace el manteo cuando el bebé está mal ubicado en el vientre, acomodación de la cadera luego de dar a luz, colocación de fajas, entre otros procedimientos.

“El embarazo, el parto y el puerperio en las mujeres indígenas son procesos de relevancia social y cultural, ya que todas las sociedades moldean el comportamiento reproductivo de diversas formas”, detalla Ruth Carbone Duarte en su artículo académico ‘Parto ancestral: Al rescate del nacimiento tradicional’.   (I)

 

 

 

Deja un comentario