Nuevos horarios para lugares de diversión / Editorial

Editorial, Opinión

Ha sido dictado el Acuerdo Ministerial 0887,  hace pocos días, en el que se determina nuevos horarios para el funcionamiento de prostíbulos, discotecas, karaokes, cantinas, licoreras  y otros con diferentes nombres.

Lo que no está claro es si este Acuerdo Ministerial  -que concede atribuciones a autoridades de Policía  como Intendentes y Comisarios para otorgar permisos y controlar el funcionamiento de tales locales-  se contrapone a las facultades de Municipios y Gobiernos Provinciales que, a lo largo de los años, han dictado 0rdenanzas y resoluciones sobre esta materia. Lo que más preocupa de este Acuerdo Ministerial es la prolongación de horarios, sin que se haya considerado los derechos  de los   vecinos, a quienes    no se les ha pedido su opinión.

Es incuestionable que el funcionamiento de los centros de diversión. ubicados en zonas residenciales, es causa de toda clase de molestias a los habitantes que viven en las  cercanías.  Perturban el sueño y la tranquilidad de las víctimas del ruido intolerable que afecta la capacidad auditiva de la gente;  no disponen de mecanismos técnicos para controlar los decibeles permitidos.

Además, los escándalos de los borrachos son de todos los días y todas las noches con peleas y escándalos.  El desaseo es otro problema serio, las aceras y los zaguanes convierten en letrinas.  Lo grave es que no existen los controles oportunos de estas anomalías.

En forma inexplicable, en estos casos puntuales, se legisla para beneficiar a pocos influyentes, en perjuicio de las mayorías.  Es hora de corregir estas anomalías. (O)

Deja un comentario