Normas de construcción se tienen que respetar

Ciudad
Los ediles han presentado proyectos de ordenanza para que los funcionarios cuenten con las herramientas de control y puedan agilitar los trámites. (Foto El Heraldo)

Incumplir las ordenanzas por parte de ciertas personas ha causado que los funcionarios del Municipio de Ambato acaten las disposiciones legales para proceder a los derrocamientos. En lo que va de este año llegan a cerca de 20 tanto en la zona urbana como rural.

El director de Control y Gestión Ambiental, Carlos Carrillo, mencionó que el 90% de los derrocamientos se concretaron de forma voluntaria de los propios dueños de predios.

Esta acción municipal en mayor número son cerramientos que incumplen las normativas. Asimismo en retiros frontales ciertos propietarios construyen viseras. Se adueñan de retiros posteriores con pequeñas construcciones que afectan a los vecinos.

“Estas situaciones son consecuencia de construir sin autorización y ahí viene la sanción dependiendo la gravedad”, indicó Carrillo. Aclaró que los derrocamientos no han sido de grandes edificaciones, sino de pequeñas o medianas infraestructuras.

Ha detectado que determinados dueños construyen un piso más, lo cual es peligroso. Si un diseño estructural no está bien elaborado esa vivienda puede colapsar en caso de un sismo, añadió.

Carrillo recomendó a la colectividad que previo a ejecutar cualquier construcción cumpla con los trámites de ley. Elaborar los planos guiado por el profesional correspondiente y que estos documentos sean aprobados por el Municipio.

Por su parte, la concejala Salomé Marín, integrante de la Comisión de Planificación, aseguró que en los recorridos han constatado que los incumplimientos a las ordenanzas en cuanto a construcción son más evidentes en el sector rural.

“Solicito a la comunidad que antes de efectuar un trabajo de mantenimiento o construcción se acerquen al cabildo ambateño. Los técnicos tienen la obligación de asesorar para que los trámites se cumplan como dicen las normativas y con ello evitarse malos ratos o riesgos por ejemplo de derrocamientos”, recalcó Marín.

A decir del director de Gestión Territorial, Mauricio Villacreses, la vigilancia es exhaustiva en toda la ciudad. Una vez que ha sido aprobado el permiso, la Dirección de Control y sus técnicos recorren la urbe para verificar que la construcción siga los parámetros tal como fue admitida.

Cuando se observan ciertas irregularidades se dejan citaciones para que los dueños presenten los documentos y por ende la debida defensa. (I)

Deja un comentario