Jumandy, símbolo de rebeldía de la Amazonía

Interculturalidad
Varias esculturas se levantan en honor al héroe indígena en Tena. (Foto El Heraldo)

En las comunidades indígenas, en especial, el nombre Jumandy se lo recuerda con respeto. Antes de la llegada de los españoles, allá por el año de 1563, Jumandy era el Cacique de los Quijos.

Edwin Poveda que se encarga de transmitir las leyendas de la provincia, mediante el departamento de Comunicación de la Asociación de Municipalidades (AME) en la región, aseguró que el objetivo es que siempre se tenga presente esa parte de la historia.

Según narra, Jumandy tuvo el primer encuentro con los extranjeros cuando Bartolomé Marín y Andrés Contero, recorrían la zona del Sumaco para pasar hasta el Reino de Quito. El cacique los recibió en su aldea y ahí les habría pedido que no causaran problemas, a la vez advirtió que tenía un ejército de quince mil hombres armados y listos para la guerra.

TRATÓ DE IMPEDIR QUE SE ESCAPEN

Según la leyenda,  Jumandy presintió sobre las intenciones de los visitantes. Corría el año 1578 cuando el guerrero rodeó  la ciudad de Ávila-ahora Tena- para impedir que se escapen.

Cuando los guerreros se tomaron las comunidades de Ávila y Archidona, se reunieron los Pendes y Caciques quienes nombraron por unanimidad a Jumandy como “El Gran Cacique de la Guerra”, para que condujera a los ejércitos Quijos que iban a marchar contra Baeza. 

Jumandy inmediatamente se comunicó con los Caciques de las otras confederaciones de la Amazonía y comprometió la ayuda de varios Jefes de la serranía, pues pretendía expulsar a los españoles no solo de la Amazonía, sino de toda la Real Audiencia de Quito.

Este  hecho lo convirtió en uno de los héroes más importantes del Ecuador y América por su heroísmo para que su territorio no sea dominado por el yugo español. Incluso en noviembre del 2011 la Asamblea Nacional lo declaró Héroe Nacional por su valor y coraje. (I)

Deja un comentario