Un importante aliado, el sector externo / Ec. Mg. Diego Proaño

Columnistas, Opinión

 

Con un plan de Estabilidad Fiscal a la espera, con nueva Ministra de Economía y Finanzas y una urgencia de reactivar la economía ecuatoriana para cubrir el Déficit Fiscal por 4.500 millones de usd, hacer pagos puntuales por 7.000 millones de usd entre capital e interés de deuda externa pública y no caer en moratoria (default), otros 9.540 millones de usd para pago de sueldos y salarios oportunos a funcionarios del sector público, sin contar con los recursos que se necesitaran para inversión social (subsidios), infraestructura y obra pública, el régimen debe poner como prioridad en su plan de gobierno, mecanismos que coadyuven el crecimiento de las exportaciones, reducir los aranceles a la importación de materia prima, insumos y maquinaria para fabricar productos y servicios con alto componente nacional, eliminar la tasa de control aduanero que lamentablemente volvió a encarecer importaciones que terminan perjudicando a procesos productivos de artículos ecuatorianos (tal como sucedió con las salvaguardias), reconsiderar la reducción del porcentaje (5%) que actualmente aplica al impuesto a la Salida de Divisas, que está siendo una causa para la dificultad de llegada de inversión extranjera, aplicar un plan que no signifique mayores porcentajes de impuestos, tasas y contribuciones que terminen asfixiando a productores y consumidores que en 10 años han visto como se incrementó su carga tributaria (pago de impuestos, tasas, aranceles) de 13 a 23%, mermando su capacidad de pago y, volver a debatir sobre los perjuicios para la economía empresarial el mantenimiento del anticipo al Impuesto a la Renta y, seguir en esa gran cruzada para ampliar los beneficios y mercados en donde se puedan vender los productos de Ecuador, mediante la suscripción de más tratados comerciales, llegamos a este momento económico.

En ese contexto al incrementar las exportaciones se lograría eliminar el déficit de la balanza comercial (exportaciones menos importaciones), se traería más dólares a la economía nacional, se generaría más producción y empleo en los sectores productivos exportadores, además que se podría incentivar a la conformación de clústeres o encadenamientos productivos que lleven a una reducción de sus costos, volviendo más competitivo a nuestro menú de exportables, fortalecería la dolarización y generaría confianza para que poco a poco todo el sector externo traiga sus capitales e invierta en negocios, empresas, innovaciones, proyectos en Ecuador.

En verdad que una adecuada política comercial exterior es clave para Ecuador, más aun cuando lo que nuestra economía necesita es producción, empleo, liquidez, inversión, consumo y todo esto puede venir desde afuera, ayudando y fortaleciendo una esperada recuperación económica. Que el gobierno con mucha técnica, sabiduría y responsabilidad, considere al sector externo como un aliado fundamental para Ecuador y no se satanice tal como  aconteció en el pasado, pensemos globalmente, pero actuemos localmente (Thinking globally). (O)

Analista económico – Asesor empresarial

Deja un comentario