Diferentes controles en el sector turístico

Ciudad
En el caso de las estaciones de servicio, fueron notificadas nueve que en la segunda inspección cumplieron con la normativa legal vigente. (Foto cortesía)

Un total de 101 establecimientos fueron notificados por incumplimiento de normas en los 25 operativos de control efectuados por la Coordinación Zonal 3 de Turismo hasta junio del 2018, según el técnico Fredy Machado.

Estos controles se hicieron en establecimientos turísticos y en estaciones de servicio para el control de baterías sanitarias.

Las visitas se hicieron para brindar asesoramiento para registro en el Sistema Integrado Estratégico de Turismo del Ecuador (Siete), verificar direcciones catastradas, notificar el pago de 1×1.000 y tarifario rack; controlar que se cumpla la denominación de alojamientos turísticos con registro Siete, notificar a nuevos establecimientos; revisar requisitos básicos del reglamento de aventura; controlar establecimientos turísticos sin registro y estado de los baños en gasolineras.

También se efectuaron controles de la Licencia Única Anual de Funcionamiento (Luaf), lista de precios y equipamiento; revisión de credenciales de guías; verificación de direcciones catastradas, revisión de permiso de operación, vehículos habilitados en transporte terrestre turístico. Controlaron que las ofertas de alojamiento no se realicen a través de enganchadores; entre otros. También inspeccionaron 367 establecimientos de alojamiento, alimentos y bebidas, transporte terrestre turístico, operación e intermediación, guías de turismo, gasolineras y centros de turismo comunitario.

Dentro de estas inspecciones fueron 76 establecimientos de alojamiento; 69 restaurantes, discotecas, bares, cafeterías y fuetes de soda; 64 agencias de viajes y operadoras, 10 unidades de transporte terrestre turístico, 32 guías de turismo, un Centro De Turismo Comunitario (CTC); 81 estaciones de servicio (control de Baños y baterías sanitarias) y 34 establecimientos informales que luego de la notificación respectiva regularizaron su actividad.

María Augusta Sánchez, propietaria de un establecimiento de comida, resaltó que es bueno que se controle el estado las baterías sanitarias para que el cliente siempre tenga este servicio y se lleve una buena experiencia de su visita.

“Generalmente es nuestra obligación tener estos espacios bien presentados e higiénicamente limpios, incluso si no existiera control, porque refleja la presencia del local”, indicó.

“Aplaudo los controles que cumplen anualmente, no me puedo quejar. Como sugerencia pido que nos den mayor publicidad en las páginas web”, indicó Myriam Narváez del sector hotelero. (I)

 

Deja un comentario