Después del SI, ¿Que Viene? / Edison Narváez Z

Editorial, Opinión

 

La axiomática victoria del SI deja varias lecturas, entre otras la convicción de derrotar a ese famoso socialismo del siglo XXI, que impuso jueces, que discrepó de la apertura comercial externa, y que con discursos noveleros se aprovechó de la ingenuidad de la gente y de los sentimientos de esperanza de las masas.
El SI significa derrotar esa tendencia populista de la última década que infló la economía con un irresponsable endeudamiento, priorizando el crecimiento y la distribución del ingreso desde el gobierno hacia el mercado, así como las escazas condiciones para que el sector privado pueda crecer y generar empleo
La victoria del SI no le pertenece al gobierno de turno, es la voluntad del pueblo cansado de la prepotencia y la mentira que quiso terminar con ese estilo antagónico de gobernar, que engaña a la gente, que expande el gasto público, que utiliza las leyes a su manera y que reforma la Constitución para alargar períodos presidenciales y cubrir actos de corrupción.
Ahora la pregunta es ¿Qué viene?, Lo que se viene es ciertamente difícil, llegar a acuerdos con los diferentes sectores, clarificar los roles del estado y del sector privado; impulsar la inversión interna y externa que apuntalen la generación de empleo y que esté enfocada en el largo plazo evitando la coyuntura política. Es de vital importancia emprender cambios con reformas políticas que garanticen un Estado de Derecho y de Seguridad Jurídica. Esto significa garantizar una estabilidad para los diferentes actores en la economía.
Es imperativo emprender una apertura comercial; conviene apuntalar el acuerdo de comercio con la Unión Europea, motivar las relaciones con la Alianza del Pacífico y con nuestro principal socio comercial (EEUU).
Que este gobierno sea el constructor de institucionalidad y motivador de la iniciativa privada, que permita asociar el mercado con los objetivos de desarrollo del país, para promover la competitividad de la economía y hacerla menos vulnerable a los exigentes cambios del entorno.
No obstante, es necesario trabajar en conjunto todos los sectores, renunciando a intereses personales, de grupos económicos y de partidos políticos. Es menester tener claro que la estabilidad macroeconómica debe ser un objetivo de estado y que el país está inmerso en una tendencia hacia una economía de mercado, no porque la consulta popular lo haya decidido sino porque la mayor parte de países del planeta van en esa dirección.

Deja un comentario