Danza folclórica en América del Sur

Interculturalidad
Taita Salasaca tributo al pueblo salasaca que mantiene sus costumbres y tradiciones. (Foto El Heraldo)

Las expresiones culturales identifican a los pueblos de cada país, una de ellas, la danza folclórica que permite mantener y conservar las tradiciones de las poblaciones no solo en Ecuador sino también en otros países de América del Sur.

Ambato y Tungurahua conocieron el arte dancístico y vestuario de los pueblos ancestrales de Perú, Colombia, Bolivia, Chile, México y Ecuador en el Primer Encuentro Internacional de Parejas de Danza Folclórica UTA 2018, organizado por la Dirección de Cultura a cargo de su titular Betty Miño.

Jorge Reyes y Pamela Muller de Chile presentaron la coreografía del Centro Huaso que exhibió la tradición del hombre de campo llamado huaso en su folclor se rescata danzas como la cueca o chilena, que se caracteriza por su galantería tradicional.

Mercy Guaripata y Teófilo Ramírez de Perú  expusieron su coreografía Huaylarash, el Huaylas es un género de baile y música andino de origen prehispánico. La danza representa el vistoso galanteo del macho a la hembra del Chihuaco.

Daniela Tobar e Iván Arteaga de Colombia  con la danza Mapalé, este baile nació como canto y danza de labor de los pescadores, se realizaba acompañada de tambores como diversión en la noche después de terminar la jornada. Surgió en la costa del Caribe colombiano gracias a la influencia cultural de los africanos traficados como esclavos durante la conquista de América.

Karina Pérez y José Lema de la Universidad Técnica de Ambato representando al Ecuador exhibieron la coreografía Taita Salasaca, la danza de los salasacas está enmarcada dentro de su concepción del cosmos en una fina concordancia con su música que evoca el sonido de las aves, como el churo pindú que con su silbo expresa las horas del trabajo y descanso. (I)

 

Deja un comentario