Cuaresma: 40 días y 40 noches

Ciudad
Cuaresma significa cuarenta días y cuarenta noches de recogimiento espiritual. (Foto archivo El Heraldo)

El número 40 ha estado presente de la Biblia. En el Antiguo Testamento está escrito que peregrinó el pueblo de Israel por el desierto para entrar a la tierra prometida, según el sacerdote Mario Sarabia.

El mensaje del Papa Francisco permite reflexionar y apersonarnos de esta época tan importante para los católicos. Solicitó vivir “nuestra propia Cuaresma”.

Solicitó a los fieles católicos abandonar el egoísmo, la mirada fija en uno mismo y dirigirse a la Pascua de Jesús. El pontífice llamó a la reflexión de tres puntos importantes. El primero es la celebración del Triduo Pascual de la pasión, muerte y resurrección de Cristo que es un don inestimable de la misericordia de Dios.

El segundo está relacionado con la fuerza destructiva del pecado que viola los límites que nuestra condición humana y la naturaleza nos piden respetar y la tercera reflexión trata de la fuerza regeneradora del arrepentimiento y del perdón concerniente al camino hacia la Pascua que nos llama restaurar nuestro rostro y nuestro corazón de cristianos.

El día inicia con la primera eucaristía y la bendición de la santa ceniza que es elaborada con ornamentos sagrados que ya no son utilizados por su desgaste natural.

“Estolas, albas, corporales, purificadores, símbolos o ramos benditos son incinerados y esta ceniza se la bendice y luego se la coloca en la frente de sus fieles”, comentó.

Este día se recuerda la frágil condición humana mediante la colocación de la ceniza que significa  el propio despojo, insignificancia, pobreza y permite recordar que somos polvo y en polvo nos convertiremos. (I)

Deja un comentario