Cuando el amor llega seguro que llega / Dr. Guillermo Bastidas Tello

Columnistas, Opinión

Siempre me han preguntado, si creo en el amor, pregunta difícil de contestar en una sociedad consumista, oportunista, convencionalista e hipócrita.

Al parecer, el amor es un proceso regido por varias perspectivas o factores que lo convierten en amor romántico, amor filial, amor sexual, amor intelectual, amor interesado y verdadero amor, todo ello como resultado del homo saphiens y su entorno biológico, psicológico, social, cultural, genético, espiritual, político y cósmico.

Helen fisher, realizó un descubrimiento que vincula a la actividad del núcleo caudado en el proceso de enamoramiento y amor. el na (núcleo accumbens) es una región del cerebro, en forma de “c”.

Es un área primitiva que forma parte de lo que se conoce como el cerebro reptiliano, debido a que esta región evolucionó mucho antes de la proliferación de los mamíferos, hace unos sesenta y cinco millones de años. los escáneres mostraron que había partes del cuerpo y de la cola del núcleo caudado que se volvían especialmente activas cuando un amante miraba la foto de su enamorado, novia o amante.

El na forma parte del «sistema de recompensa» del cerebro, la red mental que controla la excitación sexual, las sensaciones de placer, dolor y la motivación para conseguir recompensas; toda esta área funciona gracias a la liberación de dopamina, neurotransmisor implicado en la motivación, es decir, nos ayuda a detectar y percibir una recompensa, necesidades insatisfechas, búsqueda de valores, discriminar entre varios estímulos y escoger el que creemos nos pertenece.

Para llegar a amar necesitamos una triada consistente en altos niveles de dopamina y norepinefrina y bajos niveles de serotonina. por eso cuando estamos bajo el embrujo del enamoramiento alucinamos, nos angustiamos y creemos que la pareja es un ser especial extraterreste vip y no vemos que se trata de un llaminguito/a.

Es social por los convencionalismos, los intereses capitalistas, las necesidades de consumo, las uniones entre similares (economía, alcurnia, edad, género y linaje); no son bien vistas las relaciones de diferentes niveles económicos, de diferentes edades, de apellidos disonantes.

Para el colmo se satanizan los amores de diferente orientación espiritual, como que dios bendice una relación y maldice otra. dios no está a ese nivel el es penta dimensional, dios bendice al amor verdadero, que no usa artilugios ni intereses personalísimos.

El amor entonces tiene también distractores poderosos como: la ilusión, el espejismo, el pseudo-amor con interés, el cariño, el querer, el afecto, el enamoramiento, la convivencia tóxica, la dependencia obsesiva compulsiva.

El amor verdadero, no regresa, el amor verdadero nunca se va.
El amor verdadero no ve edades, religión, dinero.
El amor verdadero no es de temporada estacional ni cumple etapas educacionales o de formación.

El amor verdadero no es oportunismo rastrero.
El amor verdadero es incondicional, es solidario, es una sola carne, es hasta que la muerte los separe, lo demás es espejismo social romantico. no es amor. (O)

Deja un comentario