Comuneros alimentaron a 1.500 personas

Interculturalidad
La fe es capaz de unir a las personas y hacer grandes cosas. Una de ellas la solidaridad. (Foto El Heraldo)

La primera convivencia indígena desarrollada en la comunidad de Tiliví perteneciente a San Antonio de Pasa congregó a con 1500 personas de Quisapincha, Ambatillo, Martínez, Pilahuín, Juan Benigno Vela y San Fernando.

La alegría de recibir la Palabra de Dios motivó para que los moradores de Tiliví se organicen. Todos aportaron con lo poco que tenían, es decir, papas, arroz, tomate, cebolla, arveja, sal, aceite, sardinas, harina, fideos, explicó el tesorero de la Iglesia, Abel Fernández.

Fue necesario contar con tres vacas. Una de ellas fue donada por un comunero y las dos restantes adquiridas con recursos de las familias de la zona. Se nombró la comisión de la cocina integrada por 10 personas, cinco hombres y cinco mujeres.

La jornada inició a las cinco de la mañana para pelar papas, escoger el arroz, lavar los productos a ser empleados para la comida. Luego se alistaron los fogones adecuados para el efecto. La comunidad posee enormes ollas y lo necesario para atender a cientos de personas. Con esfuerzo y alegría se logró atender a todos, agregó Fernández.

“Fue motivo de regocijo preparar los alimentos para muchas familias. Recuerdo que cada olla tenía capacidad para 400 litros de agua. Fue mi primera experiencia en cocinar a ese nivel. Es motivante que hombres y mujeres trabajáramos juntos en el objetivo común de alimentar a las familias que llegaron para la convivencia y tener la experiencia espiritual de escuchar la Palabra de Dios”, manifestó la comunera María Manuela Fernández Salqui.

La comunidad de Tilibí demostró capacidad de organización y llevar con éxito el reto de alimentar a las delegaciones de varios sectores de la provincia. Fue emotivo constatar que los indígenas evidencian en la práctica lo que significa vivir en comunidad donde se involucran padres, hijos, niños, adultos mayores. No importaba si el clima era demasiado frío para ir a recoger la leña, lo único importante fue convivir todos juntos y escuchar el mensaje de Jesús, sostuvo el párroco Néstor Manobanda. (I)

 

 

Deja un comentario