Combate a la pobreza / John Tello Jara

Columnistas, Opinión

 

 

Se considera que una persona es pobre cuando su ingreso familiar per cápita es menor a USD 84,49 y pobre extremo si percibe menos de USD 47,62, realmente con esa cantidad de dinero nos damos cuenta que no podríamos satisfacer nuestra necesidades elementales y tendríamos problemas muy serios, no solo de progresar sino de mantenernos, pero estos indicadores debemos compararlos con otros como la canasta familiar básica, ésta en Ambato se ubica en USD 720,53, lo cual dista mucho de lograr el tan anhelado buen vivir.

Por qué somos pobres? Porque no tenemos trabajo y, por que no hay trabajo? Porque no existe oferta de parte del sector público, del sector privado y la falta de emprendimiento,  además porque no tenemos un clima apropiado de inversión y al no establecer políticas económicas, lógicamente la dinamia económica se detiene. Los trabajadores también ponen su parte, ya que la falta de preparación (y no me refiero a un título académico o un postgrado) sino a la reducida capacitación en producción de calzado, ropa, carrocerías o comercio, en el caso de nuestra provincia, merma las posibilidades de conseguir trabajo y llevar el pan a su familia.

Qué hacer? En primer lugar considero que se debe continuar diagnosticando los problemas de malversación de fondos ya que es muy vergonzoso para los ecuatorianos y la imagen que generamos a nivel internacional es negativa para atraer inversiones, establecer los culpables y recuperar los valores establecidos; luego debemos generar políticas económicas, es decir tomar las decisiones adecuadas para impulsar los sectores productivos, satisfacer necesidades del mercado interno y, llegar incluso al mercado externo, los empresarios deben ver las necesidades de los trabajadores por área, para que las instituciones de capacitación oferten las carreras o los programas que en la práctica se requiere para lograr la productividad; las universidades, los institutos tienen la palabra.

Pero no solo es la pobreza, debemos centrarnos en el desempleo y subempleo cuya presencia es alta en nuestro país, alternativas impositivas puede ser, bajar el ISD (impuesto a la salida de divisas) e incluso reducir el IVA para aumentar la producción y el consumo, a cambio de esto se debe dar un reajuste del gasto público para evitar los déficits fiscales. (O)

 

 

 

Deja un comentario