Carroceros preocupados por buses eléctricos

Ciudad
Los carroceros de la provincia exponen sus preocupaciones por el arribo de buses eléctricos a Guayaquil. (Foto El Heraldo)

En los industriales carroceros de Tungurahua existe intranquilidad por el anuncio del arribo de buses eléctricos al Ecuador.

Según el director ejecutivo de la Cámara Nacional de Fabricantes de Carrocerías (Canfac), Eduardo Montero, la inquietud radica en que con el pretexto de contribuir al ambiente y usar productos de energía renovable están ingresando vehículos sin ningún control.

Está convencido que el problema es serio, porque luego de 10 a 15 años los inconvenientes aparecerán por la gran cantidad de baterías que son altamente contaminantes.

“Aquí nos debemos preguntar: qué se hará con tantas baterías y cómo se van a financiar los costos de esta tecnología renovable”, enfatizó Montero.

Aseguró que un bus eléctrico supera los 400 mil dólares. Eso significa que los transportistas no estarían en capacidad de pagar esa cantidad tomando en consideración que el pasaje urbano está en 30 centavos. 

“Por el costo no es atractivo para el sector transportista. La dificultad también se dirige a que en el país no hay electrolineras, lo cual complicaría el mantenimiento y funcionamiento de los automotores”, recalcó el director ejecutivo de Canfac.

En tanto trascendió que Chile tendrá la flota de buses eléctricos más grande de América Latina.

Los primero vehículos, fabricados en China y pintados de un intenso color rojo, cuentan con conexión Wi-Fi, cargadores USB y aire acondicionado. 

Por las principales autopistas de la capital chilenaestán circulando los primeros 100 buses eléctricos que llegaron a la ciudad para renovar la criticada red de transporte público local y ayudarán a reducir los niveles de emisión de gases y contaminación acústica.

En enero se sumaron otros 100 buses eléctricos y 490 buses ecológicos que serán el primer paso para la evolución del sistema de transporte masivo de Santiago, que alcanzará a 3.500 buses eléctricos.

Los autobuses eléctricos reducirán también la contaminación acústica, ya que su recorrido casi no produce ruido. Al ser eléctricos, tampoco emiten CO2 ni otros gases de efecto invernadero, a diferencia de los motores a combustión interna de los actuales buses.

Los nuevos buses tienen una autonomía de 250 km y disminuyen en un 76% el costo operacional en comparación con los actuales. (I)

Deja un comentario