Ángeles con mandil azul / Editorial

Editorial, Opinión

El Damas Voluntarias de SOLCA de nuestra ciudad celebraron, con toda solemnidad, el décimo aniversario de su fundación con la participación de sus cincuenta damas entregadas a la altruísta labor humanitaria. Asistieron al acto autoridades de Solca de Quito y de Ambato, destacándose la presencia del General Solón Espinoza, propulsor de la institución nacional.

La Sociedad de Lucha Contra el Cáncer -SOLCA- hace poco estuvo amenazada con una propuesta descabellada de un grupo que pretendió que fuera dependencia del Ministerio de Salud. Si hubiera progresado esta idea, simplemente la humanitaria Institución habría desaparecido Se impuso la sensatez y se reconoció su independencia administrativa y económica.

Somos la luz en medio de la oscuridad, dijo la presidenta del Voluntariado, que trabaja todos los días en forma desinteresada sin otro interés que la satisfacción espiritual y anímica de ofrecer momentos de alegría a quienes padecen esta enfermedad, que a más de recibir la atención médica, requieren comprensión y amor que las Damas Voluntarias están en capacidad de dar.

Es dura esta tarea asumida en forma voluntaria. Preparar, diariamente, quinientas raciones de avena y de pan para los enfermos y familiares supone un gran esfuerzo, al igual que recabar ayuda de gente de buena voluntad para ofrecer otros beneficios a los enfermos.

El Presidente vitalicio de SOLCA-Quito, General Solón Espinoza. en su intervención relievó la labor desinteresada de las Damas Voluntarias a las que felicitó en forma efusiva, dijo que el trabajo es un acto de solidaridad y humildad ante Dios. (O)

Deja un comentario