Nuestra “calidad electromagnética” / Kléver Silva Zaldumbide

Columnistas, Opinión


La vida, se podría decir que, es una infinita e inteligente interacción de emisiones electromagnéticas transportadas por sustancias químicas, y que la “calidad electromagnética” determina nuestra salud, vitalidad, equilibrio emocional, longevidad e incluso el éxito en la vida.

Si aceptamos que la energía interior (Qi) que circula por nuestro cuerpo es bioelectricidad magnética, podemos hacer fácilmente una definición de qué hace Acupuntura. Partamos de la base de que nuestro cuerpo es un conjunto de circuitos que une puntos distribuidos por toda la superficie corporal que se denominan meridianos o canales, siendo 12 los básicos por donde circula, cada dos horas las 24 horas del día, nuestra energía (entendiéndose como energía a nuestro bioelectromagnetismo gobernador de todas nuestras estructuras funcionales como: sangre, vasos sanguíneos, sistema nervioso, linfa y además de todos los líquidos corporales que poseemos). Estos canales que, bilateralmente en circuito cerrado, ininterrumpido y con interconexión de pertenencia e intercomunicación, se relacionan con los principales órganos así: pulmón-intestino grueso, estómago-bazo, corazón–intestino delgado, vejiga-riñón, pericardio, vesícula biliar-hígado. Por ejemplo, el primer canal con ritmo de alternancia centrífugo, el canal pulmonar, pertenece a pulmón (con 11 puntos) y se comunica con el canal centrípeto de intestino grueso (con 20 puntos), servirán según el caso, tanto para enfermedades del sistema respiratorio como del intestino grueso. Y así, mediante la elección correcta de cuantos puntos, de cuales, de técnicas especiales de inserción, de manipulación, profundidad y  de dirección de la aguja, se consigue los efectos deseados (alivio de todo tipo de dolor; restauración de fuerza, motricidad y trofismo muscular, sedación, homeostasis como en parálisis facial, hemiplejias, paraplejias, tics, parálisis postraumáticas, etc.; mejorando el nivel cuantitativo y cualitativo de nuestras defensas; antialergia; antinflamación; psicorestauración como tranquilizante y calmante).

¿Cómo se mantiene este circuito eléctrico en perfecto estado de funcionamiento?
En una máquina, se necesita utilizar un cable que tenga elevado nivel de conductividad y una baja resistencia, ya que, de no ser así, se fundiría el cable. En nuestro cuerpo tanto los puntos como los meridianos tienen propiedades eléctricas diferentes al resto de la piel. Se necesita mantener la corriente con un flujo suave, esto significa que lo que se tiene que hacer es eliminar todo lo que dificulte este flujo y produzca estancamiento. La grasa tiene conductividad baja, por lo que se tiene que seguir una buena nutrición y hacer ejercicios para optimizar el intercambio iónico atmosférico.

Hay que tener en cuenta que, para mantener un circuito eléctrico sano, es necesario mantener bien sus principales componentes, los órganos internos. Si no se tiene el nivel correcto de corriente y su flujo, éstos no funcionan bien. Con la Acupuntura se provoca una propagación electromagnética que va por los nervios hacia el cerebro en donde se produce acciones metabólicas ya perfectamente estudiadas actuando de acuerdo a los efectos que busquemos y así mejorar el estado de salud.

La clave de una práctica eficaz de Acupuntura está en regular la fuerza electromagnética del cuerpo, fuerza que tiene principalmente fuentes como los alimentos, el aire, el agua, los pensamientos, el ejercicio entre otros. (O)

Deja un comentario