Victorias simbólicas en locales demuestran vigencia del correísmo

Nacionales
Aunque todavía no se han reportado todos los resultados oficiales de estos comicios, a los que aspiraban más de 81.000 candidatos, los preliminares demuestran que, aun a la distancia, Correa sigue estando muy presente en la política ecuatoriana.(Foto EFE)



Quito, (EFE).- Las simbólicas victorias del correísmo en algunas ciudades y provincias de Ecuador en las elecciones seccionales de este domingo, han demostrado que el núcleo duro del correísmo sigue muy latente en el país mientras que el resto del mapa político está cada vez más fragmentado.

Dos candidatos auspiciados por el expresidente Rafael Correa (2007-2017), bajo el paraguas del movimiento «Fuerza Compromiso Social», han resultado vencedores, a falta de que se publiquen los datos oficiales, en las prefecturas de Pichincha, de la que Quito es capital, y Manabí (oeste).

Ambos han obtenido entre el 20 y el 30 por ciento de los votos escrutados lo que, según el analista político de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), Farith Simon, es el «voto duro» hacia el expresidente, el que siempre va a estar ahí en cualquier cita con las urnas.

Se trata de Paola Pabón, quien logró el 22,16 por ciento de apoyo en Pichincha, y de José Leonardo Orlando, quien encabeza los escrutinios a la prefectura de Manabí con el 29,01 por ciento, en este caso, cuando todavía falta por procesar el 12 por ciento de las actas.

Como ya es habitual, el expresidente se pronunció rápidamente sobre estas victorias a través de sus redes sociales, donde agradeció a la ciudadanía de ambas provincias el haber votado por los candidatos de su órbita.

Además, reclamó una victoria simbólica en las elecciones del domingo debido a los resultados que obtuvieron los candidatos de su corriente.

Según Simon, de todos las vacantes en liza, entre el 20 y el 25 % de media corresponden al correísmo, directa o indirectamente.

«¡Gracias Ecuador! Como país, nunca hemos sido ejemplo de política de altura, pero estos dos últimos años la política se volvió canallesca, destruyéndolo todo, persiguiendo, repartiéndose la Patria. ¡Qué lección le ha dado el pueblo ecuatoriano a los canallas!», escribió Correa en su cuenta de Twitter.

El expresidente abandonó Ecuador en julio de 2017 para radicarse en Bélgica, de donde es oriunda su mujer, pero su presencia y vigencia en Ecuador sigue estando muy presente entre sus correligionarios, a pesar de que es requerido por la justicia y tiene varias investigaciones abiertas.

Sin embargo, para Simon esta cita electoral solo ha demostrado que el correísmo sigue muy vigente en el país, con un núcleo duro de población que, con independencia de lo que se diga del exmandatario, le va a votar «con los ojos cerrados».

Las sorpresivas victorias de Pabón y Orlando han sembrado dudas entre diversos círculos en Ecuador que han visto como sus discursos contra el expresidente no han servido para cosechar el triunfo electoral.

«Tienen una dispersión grandísima y están marcados por diferentes signos ideológicos, desde el centroderecha hasta el centroizquierda y el populismo, y cada uno pensó que podía ser ganador con un discurso anticorreísta», explicó el analista político.

Esa dispersión la justificó como un «cálculo electoral» en el que las grandes figuras opositoras, como el socialcristiano Jaime Nebot o el conservador Guillermo Lasso, han estado pensando en esta cita en términos de una primera vuelta para las presidenciales de 2021.

Además de estas victorias, los candidatos correístas han logrado importantes resultados en algunas de las ciudades más pobladas del país, como Quito, Machala (capital de El Oro, sudoeste) o Durán (la segunda ciudad de la provincia de Guayas, sudoeste).

En Quito, la candidata correísta, Luisa Maldonado, quedó en segunda posición con el 18,4 % de los votos, aunque tanto la propia candidata como Correa ya han denunciado fraude electoral.

Otra segunda posición la ganó en la Alcaldía de Durán, la sexta ciudad más poblada del país, donde su candidata Alexandra Arce aspiraba a la reelección y obtuvo el 23,82 por ciento del apoyo ciudadano.

En la provincia de Guayas, la hermana del expresidente, Pierina Correa, obtuvo un 17,59 por ciento del voto, posicionándose como la segunda opción para la prefectura tras la sólida victoria del socialcristiano Carlos Luis Morales, quien consiguió el 47,81 por ciento.


Ello a pesar de que en 2018 se le restringió por referendo la posibilidad de una hipotética reelección, por lo que para mantener vivo su ideario político necesita de otras caras como las que han sido elegidas este domingo. (I)

Deja un comentario