Vender tu marca personal / Edison Narváez Z.

Columnistas, Opinión

Una de las profesiones más antiguas en el  mundo es la del vendedor; esta actividad se ha venido perfeccionando a lo largo del tiempo,  tanto o más que otras. De hecho así como médicos, abogados o arquitectos se actualizan en función de los avances de sus especialidades, así  mismo el vendedor debe actualizarse permanentemente en varios frentes, y no únicamente en conocer el producto para venderlo.

Pues bien analicemos en primer término que o quien es un vendedor: En términos generales un vendedor es la persona que ofrece un producto o servicio, y se lo conoce como Asesor Comercial, Ejecutivo de Ventas, Oficial de Negocios, etc. 

Sin embargo más allá de  la consabida definición aséptica de vendedor, es importante aceptar el hecho de que todos de alguna manera somos vendedores, y es que para poder cumplir la misión  en nuestra vida hay que aprender a venderse uno mismo, pues a los conocimientos y/o títulos obtenidos hay que sumarles credibilidad, actitud y capacidad persuasiva. No olvide el lector que el título es un cartón, la educacación es un estilo de vida.

Evidentemente siempre estamos comunicando, es imposible no comunicar, porque paradójicamente al no comunicar comunicamos. El marketing personal no comienza en la retórica sino en la escucha, de hecho el principio del marketing personal es conocer al interlocutor.

La energía para venderse a uno mismo se origina en el autoconocimiento. El que no sabe lo que quiere no quiere lo que hace y no le pone pasión a lo que hace. Al entusiasmo hay que agregarle creatividad, y planificación estratégica, para llevar las ideas a la práctica. La inteligencia ejecutiva requiere un cuerpo sano en una mente sana. La imagen de quien domina el marketing personal se potencia con el entrenamiento de la voz, la presencia física, la indumentaria adecuada. El marketing personal también recurre a la inteligencia digital. Si no tenemos contactos, si la montaña no va Mahoma, Mahoma debe ir a la montaña. 

El hecho de venderse a uno mismo no tiene grandes secretos: hay que conocer el “producto” y mostrarlo a los demás presentando su mejor cara. No se trata de mentir, sino de resaltar nuestros puntos fuertes;  construir nuestra propia imagen, eso significa presentarnos a los demás de una determinada manera, aunque sin intentar engañar cambiando nuestra personalidad.

Es importante evitar errores tontamente como vender una imagen de persona seria y responsable y llegar tarde a nuestros compromisos. Nuestra  imagen se construye poco a poco, pero empieza con los detalles y por mucho que la cuidemos, si no somos naturales, sinceros y respetuosos con nuestros interlocutores, nunca nos tomarán en serio. Estimados lectores, es imperativo reflexionar en el sentido de que siempre  nos estamos vendiendo, en cualquier momento y en todo lugar, en tal virtud es hora de tener una marca personal. 

En esta época que nos ha tocado vivir parece que la consolidación de una marca personal es una obligación profesional; una marca personal es sinónimo de estrategia; decía mi abuelo: Mientras mas preparado estas, mejor recibido serás;  deja de centrarte  demasiado en la competencia y lucha contra tu incompetencia. (O)

Deja un comentario