Obras atrasadas / Editorial

Editorial

  Denuncian vecinos de varios sectores urbanos y rurales que existen obras municipales que se encuentran atrasadas, que no han  sido ejecutadas de acuerdo a los plazos estipulados en  la contratación entre la entidad contratante y el contratista, lo cual repercute en perjuicio de los negocios, en la movilidad  vehicular, peatonal  y en otros aspectos  de la diaria actividad.

  Los reclamos provienen, entre otros sectores,  de la avenida Manuelita Sáenz, del parque Sucre y del centro de la parroquia Santa  Rosa,  en donde las obras programadas sufren retrasos importantes, que preocupan con razón.  En el caso de la avenida Manuelita Sáenz aseguran que muchos negocios han sido liquidados y han desaparecido; otros se encuentran al borde del colapso económico.  Los obstáculos, los montones de tierra, el cierre de vías  son determinantes  para esta realidad que vive la zona.

  Algunos creen que se planificó para que la inauguración de las obras coincidiera con  la etapa electoral.  Puede ser acertada o equivocada esta precepción del público.  Los atrasos son innegables por lo que los vecinos perjudicados expresan su legítima queja.

  Una de las tareas fundamentales de las Instituciones seccionales,  en Ambato y en todo el país, es realizar obras requeridas por la población con oportunidad, con seria planificación, con el financiamiento  y con eficiencia, precisamente, para evitar desfases y molestias.

A parte de obras físicas, los  organismos municipales deben mantener  siempre el orgullo y el amor de ser parte importante en el terruño Este as pecto anímico y sentimental jamás puede ni disminuir, peor  desaparecer. (O)

Deja un comentario