Normalidad comercial / Editorial

Editorial

      Ambato, ayer, volvió a una normalidad comercial en diferentes calles céntricas de la urbe, donde el comercio ha vuelto a despuntar lentamente, pero con ese ánimo de volver a tener un rédito económico con el fin de opacar las pérdidas del paro de 18 días.  

   La intranquilidad en estas últimas semanas causaron desesperación en diferentes comerciantes, sobre todo, en dueños de espacios dentro de mercados, donde, en videos realizados por este medio impreso, evidenció las lágrimas de una señora que ya quería trabajar como sea. 

    Las deudas, lógicamente, no se pagan solas y, tras estar cerrados y sitiados, muchos negocios no han podido soportar el impacto económico; lo que en quince días se pagaban arriendos, ahora, eso no alcanza por la falta de circulante. 

   No obstante, la confianza del pueblo ambateño en activarse es evidente y muchos artesanos, artistas, sector turístico y empresarial, entre otras fuentes de trabajo, deben retomar esa confianza comercial no luchando en las calles, sino pujando por un puesto laboral digno y honesto cada día. 

Deja un comentario