A propósito de Octubre… / Andrea Manjarrez Ocaña

Columnistas, Opinión

Todos recordamos gustosos el día del niño, el día de la mujer, el día de la madre, del padre, pero hace unos días fue para mí una sorpresa festejar el día internacional del adulto mayor. Antes eran personas de la tercera edad, ancianos, por llamarlos de mejor manera, porque en ocasiones eran tratados como un despojo  de la sociedad, sin el mínimo respeto, se creía que las personas al llegar a cierta edad, dejaban de importar, solo quedaban para ocupar un sitio en un asilo de ancianos, una casa de reposo, hospitales, o mirar cómo se desvanece su vida en medio de la soledad, detrás de un gran ventanal que solo esconde recuerdos de una juventud radiante y sagaz; eran aquellos seres dulces que contaban historias, anécdotas y las repetían una y otra vez, lamentablemente, sin ser escuchados.

La modernidad ha hecho quizá que todos ocupemos un lugar representativo, pero lo mejor es que no dejamos de lado a quienes ya pintan canas, aquellos que por medio de sus rostros arrugados y expresión facial un tanto desgastada nos señalan cuanta experiencia han adquirido a lo largo de años de batallas incansables, donde únicamente miraron el caer de las hojas secas cada otoño sin poder parar el tiempo he impedir que la vejez los alcanzará.

Ahora existen instituciones gubernamentales y no gubernamentales que los incluyen en su planificación de trabajo, en la actualidad se han creado programas de atención que ofrecen diversas actividades para mantenerlos dinámicos, talleres de terapia física, donde pueden disfrutar del alegre compartir de una amistad, de sonrisas y jugueteos en su afán de revivir experiencias pasadas, donde pueden protagonizar sus historias con la chispa de la imaginación y el toque real; es inevitable sentir un nudo en la garganta al aplaudir a los viejecitos que actúan como un ave aprendiendo a volar. La vida les brindad la oportunidad de recibir el aplauso y la admiración, de todos quienes festejan llenos de júbilo su día A propósito de Octubre…(O)

Deja un comentario