“Un paraíso anclado en la tierra, tiene un nombre: Patate” / Dr. Patricio Arellano Abedrabbo

Columnistas, Opinión

Sembrado en un valle de ensueño, entre multicolores montañas y bajo un cielo azul, se asienta este fructífero cantón…Patate, historia y fe, un pueblo que ha crecido con el aporte decidido de sus habitantes…, olor a campiña, incrustado en la cordillera de los Andes, policromado de huertos frutales de verdor simpar, bañado por el canto de las aguas del río de su mismo nombre, salpicado por el rocío mañanero de su despertar…Bellos jardines de flores perfumadas, engalanan sus callejuelas y sus alrededores.., luceros del cielo emiten sus destellos luminosos cuando la noche cobija con su manto.., noches de luna llena que perfilan la silueta de sus contornos silentes.., madrugadas de sol naciente, nacidas de la oscuridad de la noche…Nido  de luz y de aves errantes que se posan en medio del ramaje de caprichosos aguacates y de jugosas mandarinas.., néctar que invita al mas despistado ruiseñor que atraviesa el viento de primavera…Calor de hogar, clima envidiable, que llama la descanso veraniego.

PATATE.., CANCIÓN,  las aves te entonan un cántico de paz y armonía, un cántico de solidaridad y calor, una música que tranquiliza el alma y tonifica el corazón!… Fuente de salud por su clima y por su atmósfera embriagadora, terapia para el cuerpo, la mente y el espíritu.., imán que atrae al turista que sueña con momentos de relax y equilibrio…Loor a este pueblo pujante, a este terruño de corazón gigante, a este rincón del cielo.., cuna de rica historia, desde la colonia, bajo el influjo de los jesuitas, soportando la erupción del Tungurahua allá por el año de 1773, y luego un devastador terremoto en 1797, de donde surge la imagen del “custodio” del valle patateño, con el nombre de “señor del terremoto”…Cada año se celebra con mucha fe este acontecimiento, fe en el Creador que ha colmado de bendiciones a este floreciente Cantón!

El trabajo fecundo y tenaz de sus habitantes, hombres y mujeres que han labrado el surco y el arte, aquellos que partieron al mas allá en pos de un sueño eterno y los que dejan los vientos y las flores para abrazar la tierra y sus orígenes.., ha convertido a Patate en un paraíso con visión de futuro próspero, junto a sus encantos y bellezas naturales, los mismos que han cobrado vida con el surgimiento de lugares de esparcimiento y descanso, como la hostería Viña del Río, la que brinda momentos de bienestar y paz!…Nuestro saludo a este bello cantón de la Provincia y los mejores augurios para que mantenga viva la esperanza de mejores días teniendo como fortaleza y sabiduría la fe en Dios, Hacedor de todas las maravillas que existen bajo el cielo, entre las que se encuentra este privilegiado cantón que con mucha reverencia y gratitud a Dios celebra sus fiestas! (O)

Lunes con Salud/Hacia la salud por la Naturaleza

Deja un comentario