Tres temas / Hernán Castillo C.

Columnistas, Opinión

Frente al descalabro venezolano –sobre el cual  ya no cabe discutir dudas- la posición oficial del Ecuador es particularmente confusa y que debería ser aclarada sin más tardanza por el mandatario Lenin Moreno. Resulta poco menos que contradictorio que mientras la Canciller Espinoza lanza loas al régimen criminal de Maduro y la Vicepresidenta Vicuña  complementa esos conceptos en desatinadas declaraciones en el exterior, el presidente Moreno parece evitar afrontar tan espinoso tema. La mayoría de países de la región se han alineado en el Grupo de Lima, en rechazo franco al régimen venezolano por su desprecio democrático, el manejo desde ya doloso de las próximas elecciones presidenciales en las que el único candidato será Maduro y por el panorama de hambre y miseria que se extiende por la patria de Bolívar, cada vez más inocultable a los ojos del mundo. Ya no cabe mantener  una posición tan cómoda como contradictoria  en velada defensa de un régimen de oprobio.

-x-x-x-

Las ternas para integrar el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio –nombre largo, esponjoso y revolucionario a juzgar por su origen- están siendo estudiadas por los asambleístas de cara a la votación que se realizará hoy.

Las ternas enviadas por el Presidente de la República han cosechado algún grado de aceptación entre los miembros del poder legislativo. Cierto, hay nombres limpios y de verdad edificantes  pero también otros no tanto, en especial aquellos que alguna vez se contaminaron de la política, y eso no es garantía en nuestro país. Inclusive, por allí hay algunito de relleno que está lejos de cubrir merecimiento mínimo para integrar el listado. Para suerte del país, el nuevo CPCCS transitorio deberá cumplir con decencia y honorabilidad, para establecer contraste con el pasado reciente.

-x-x-x-

En marzo se dará inicio en la Corte Internacional de La Haya la exposición de alegatos de las partes en el diferendo chileno – boliviano en cuanto a la salida boliviana al mar.

Bolivia perdió su costa al Pacífico en la guerra de 1879 cuando Chile se tomó el puerto boliviano de Antofagasta y el peruano de Arica más el departamento de Tacna (este último fue devuelto a Perú en 1928). Bolivia, sin embargo, perdió su costa motivo de controversia hasta hoy. La tesis boliviana se fundamenta en el principio de derecho internacional por medio del cual los territorios tomados por la fuerza de las armas no tendrían validez legal. Chile ha desoído reiteradamente la voz boliviana de reclamo, pero esta vez el caso se ha llevado, por iniciativa de La Paz, a la dirimencia de la Corte de La Haya y Chile tendrá que acatar sus dictamines. (O)

 

Deja un comentario